jueves, 20 de agosto de 2015

Pintor santiaguero causa sensación en Madrid

7 ¡TOME LA PALABRA!

por José Alberto Balido | Miami

¡Qué bellos, los tejados de Santiago de las Vegas! La humilde teja de barro, protagonista en nuestro paisaje urbano de siempre, protectora incansable de nuestros hogares, acepta el sentido homenaje que le brinda el pintor santiaguero Emilio Estévez Valdés en esta hermosa pintura, "Techos de Santiago", que nos hace llegar nuestro amigo Junior Romero para compartir con nuestra comunidad virtual.

Desde la histórica ciudad de Tampa nos cuenta Carlos Valiente, antiguo vecino del pintor en la calzada de Managua, Reparto Lídice, que en abril de 1956 se publicó en la portada de la Revista del C.I.R. un retrato de Emilio en su primera exposición de pintura en Madrid, e incluso se publicó un breve artículo en ese número acerca de que Emilio, legítimo orgullo de nuestro Santiago, había llevado al lienzo varios rincones del pueblo como la iglesia parroquial, y en particular ése de los techos de la zona de las calles 4 y 15.

En esa época Emilio cursaba estudios superiores en la Escuela San Fernando de la Ciudad Universitaria de Madrid (Complutense), precisamente donde ofreció una exposición de pintura que fue la admiración de los madrileños y que podemos ver en la imagen que aparece en la portada de la revista. A su regreso a Cuba en 1958, Emilio fue profesor de la Escuela Primaria Superior, para entonces No. 1 de Varones, en su nuevo edificio que se construyó en terrenos de la Estación Experimental Agronómica (calle 1). Años despues, a principios de la década del 1960, falleció Emilio en plena juventud después de una breve enfermedad, en medio del comienzo de los grandes éxitos que como artista ya comenzaba a cosechar. Así termina el paso por la Tierra de este gran pintor santiaguero, pero su obra perdura aún hoy para recordarnos una vez más que en Santiago de las Vegas, hasta los techos eran bellos.


ÚLTIMA HORA: Desde Canadá Rafael Solís González comparte este hermoso dibujo también de la mano de Emilio Estévez, que recibió como obsequio de parte de Erasmo González a finales del decenio de 1960, y que hoy es motivo de orgullo de su colección. ¡Gracias, Rafael! 

Hemos recibido además reproducciones de 5 pinturas de Emilio Estévez de la colección de Leonardo Gravier, a quien agradecemos su amable colaboración:

Tejados de Santiago

Mariposa (Hedychium Coronarium, flor nacional de Cuba)

Varadero

Flamboyán
Árbol de Cuba