sábado, 30 de mayo de 2015

Nota de duelo: Erasmo González Ojeda

6 ¡TOME LA PALABRA!

En un triste mensaje recibido de nuestra estimada amiga santiaguera Candida Villavisanis, ésta nos informa del sentido fallecimiento en las primeras horas de este día viernes 29 de mayo del año 2015, a consecuencias de un derrame cerebral, de un apreciado y dilecto coterráneo, Erasmo González Ojeda, querido amigo y compañero de nuestra niñez y juventud en aquel Santiago de las Vegas, inolvidable y fraterno, que un día nos vio nacer.

Noble hijo de Santiago de las Vegas, Erasmo fue desde hace muchos años un destacado escultor, que como él bien decía en su autobiografía, lo era por diáfana vocación, con la que trataba de vivir intensamente, no obstante el entender que entre el reconocimiento y el olvido no hay, en verdad, tanta diferencia. De haber nacido en la Edad Media – y lo hubiera deseado – habría pasado su vida trabajando en uno de esos libros de piedra que son las catedrales europeas... sin embargo se conformó con gran dedicación con haberlo hecho en nuestra tricentenaria iglesia parroquial, de la que era diácono, y a la que ha dedicado largas horas de trabajo con la ilusión íntima de dejarle su huella.

Y es así como continuó, sin descanso y sin tregua, hasta el final de su vida, la gran tarea que como escultor Erasmo desarrolló con el mismo entusiasmo y fervor de sus años mozos, encerrado hasta su muerte en su “torre de marfil” que él mismo, con gusto, fabricó y que hoy, más que nunca, nos recuerda su espíritu luchador y su gran decencia, méritos con los cuales siempre le conocimos desde nuestra niñez y juventud en la patria chica, ya lejana en el tiempo pero cercana siempre en nuestro corazón y nuestra memoria, y la cual con este re-encuentro, en este triste día de su fallecimiento, nos hace revivir la figura de este grande y noble hijo de Santiago de las Vegas... nuestro amigo y hermano de ayer y de siempre. Que en paz descanse... Amén.

Redacción: Carlos Valiente Romero

Nota del editor: Lo invitamos a visitar el sitio web de Erasmo, donde encontrará maravillosas muestras de su gran talento, y este artículo de Carlos Valiente Romero sobre Erasmo publicado en 2012.

viernes, 27 de marzo de 2015

Nota de duelo: Helena Gacio Sopeña (1939-2015)

4 ¡TOME LA PALABRA!

Con gran sentimiento y pesar informamos a todos los integrantes de nuestra comunidad virtual del fallecimiento ocurrido en la ciudad de San Antonio, estado de Texas, a las 10.00 p.m. CDT., del pasado miércoles 25 de marzo del 2015, a la edad de 75 años, de la estimada dama santiaguera Helenita Gacio Sopeña, de muy querida y grata recordación para todos aquéllos que con ella y toda su estimada familia compartimos lo mejor de aquel Santiago de las Vegas fraternal de antaño.

Hija unigénita y muy querida del estimado matrimonio que formaban la bondadosa dama santiaguera, Carmen Sopeña, de muy grata recordación, y su distinguido esposo, el insigne e inolvidable maestro, Prof. Luis Gacio Herrera, ilustre educador santiaguero de mediados del siglo pasado, fundador y director del acreditado Colegio Gacio que a través de su dirección e ilustre profesorado, cosechó muchos prestigiosos honores en la historia educacional de nuestro querido pueblo en su época de oro.

Así es como en este momento de su triste desaparición recordamos con gran afecto a Helenita al mismo tiempo que a su inmediata familia, a la cual ella fue siempre tan unida; sus queridos padres ya mencionados, sus tíos y tías, y sus primos, entre ellos sus queridas primas Vivian y Terina Villarejo de Balido, residente también junto con su esposo Sr. Nelsón Balido y familia en la acogedora ciudad de San Antonio, Texas, todos ellos parte inolvidable de aquella fraternal familia santiaguera de ayer... y de siempre.

Descanse en paz nuestra querida coterránea y amiga Helenita Gacio Sopeña y al mismo tiempo reciban todos sus familiares y amigos nuestras más sinceras condolencias.

Redacción: Carlos Valiente Romero

sábado, 21 de marzo de 2015

Nota de duelo: Migdalia Agusti Quesada (1923-2015)

10 ¡TOME LA PALABRA!

por Arsenio Alemán Agusti | Santiago de las Vegas

Amigos míos:

Mi hogar estuvo sustentado en dos horcones: mi padre, Arsenio J. Alemán Campos, y mi madre, Migdalia Agusti Quesada.

Ellos construyeron mi familia y a su amparo también estuvieron mis hijas. El 4 de marzo de 1978 mi padre falleció y en consecuencia todo el peso de la arquitectura familiar construida hasta entonces quedó sólo bajo la acción de mi madre.

En el tiempo transcurrido desde entonces hasta ahora, la familia creció, existieron cambios, pero el horcón que sostenía esa arquitectura, también iba, junto con la vida, envejeciendo.

El pasado día 11 de marzo de 2015 en horas de la tarde, mi señora madre falleció. Tenía 91 años de edad y había sufrido los embates más inconcebibles, desde el ciclón de 1926, cuando solo tenía 3 años de edad, la época de Machado, la debacle que sobrevino después, los desmanes de la época auténtica, el Batistato y por último la perenne revolución cubana.

De cuna pobre, se hizo paso en la vida trabajando como obrera de una fábrica textil, primero en Rancho Boyeros y más tarde en el Cotorro, en la conocida Fabrica Cubana de Tejidos FACUTE. Cubrió como suplente hasta que se hizo de una plaza fija. Rotó turnos, incluyendo madrugadas. No tuvo muchas oportunidades para estudiar. Luis Gacio Herrera, la admitió en su escuela privada, cuando aún estaba en la calle 10 frente al parque, no sin antes advertirle a su mamá América Quesada, que la admisión estaba libre de obligación de pago. Gacio no sólo fue su maestro, fue también el mío  muchos años más tarde y ella siempre le estuvo muy agradecida por tal gesto. Yo siempre aprecié y reconocí en el “maestro” como le llamábamos, su gesto altruista para con mi mamá.

Contrajo matrimonio con mi padre en 1946 y un año más tarde vine al mundo. He tenido el privilegio de disfrutar de su presencia, cuido, amor, preocupación, de sus consejos, regaños y advertencias por casi 68 años.

Disfrutó de una salud excelente hasta hace alrededor de una década, cuando ya empezó a resquebrajarse. Aún ya con achaques, mantuvo una energía inspiradora, en cualquier circunstancia. Ella, la más pequeña de 12 hermanos, pasó por el dolor de ver morir con solo 23 años a su madre y luego a su padre en 1950 y poco a poco a cada uno de sus hermanos. Enfrentó también la muerte de mi papá. A pesar de todos los pesares, su papel de horcón en la familia no se resquebrajó ni se arqueó.

Muchas veces me insistió en que a su partida me correspondería a mi sostener la arquitectura de mi familia, papel que ahora empiezo a jugar y espero que tenga la fuerza de poderlo desempeñar con la misma responsabilidad y voluntad conque ella lo hizo.

Había pedido que su muerte fuera súbita. No quería “hacer cama”, que la estuvieran intubando, que se le hicieran escaras, que tuviera que depender de otros, que su situación provocara que otras personas se vieran afectadas a causa de ella.

El 31 de enero mi hija Gianna, quien actualmente reside en Bridgewater, N.S., Canadá, acompañada de su esposo y se pequeño bebé llegaron a Cuba para una breve visita de 10 días. Mi madre conoció a su primer bisnieto y tuvo la posibilidad de compartir con mi hija esos días.

En sus muchas conversaciones con Gianna, le dijo que ya ella había rendido mucho en su vida, que había vivido demasiado, que estaba agotada, que se sentía cansada, que ya la había visto a ella y que al fin había conocido al niño, que ya ella podía morir tranquila.

El 11 de febrero mi hija regresó a Canadá. Su abuela se despidió y le expresó que ella sabía que esa sería la última vez que la vería. Que había esperado todo este tiempo para cumplir su deseo de conocer a su bisnieto y poderse despedir de ella. Que ya estaba lista para su partida.

Dos o tres días después me comentó que ya ella había soñado con todos sus hermanos y con su mamá. Que la estaban esperando. Me dijo, que su partida era ya inminente. Que sólo dependía de que vinieran a buscarla y me dio indicaciones de cosas que yo debía hacer cuando eso sucediera.

Mi mamá estuvo en pie hasta unas pocas horas antes de su deceso. Una semana antes, se había ido sola a la peluquería a arreglarse el pelo. Había mandado a buscar al jardinero para que le arreglara el jardín. El miércoles 11 de marzo de 2015, un mes exacto después del regreso de mi hija, pasó toda la tarde, hasta las 5 y 15 pm codo a codo con el jardinero, podando las matas, recogiendo la yerba cortada y le solicitó que en una esquina del jardín le sembrara embeleso azul. Yéndose el jardinero, se acostó y ya nunca más despertó. Es como sí, sabiendo que le correspondía un viaje largo, quería irse arreglada y dejar la casa bonita.

Toda la familia da gracias al Gran Arquitecto del universo, a Jesucristo Nuestro Señor, a Dios, o a como se le llame en cualquier creencia, por haberle concedido la gracia pedida de que su partida fuera como en realidad fue.

Sus familiares estamos conforme, porque sabemos que vivió muchos años intensamente, porque a su alrededor no sólo vivimos nosotros, sino que otros muchos amigos y conocidos en momentos de angustias y desesperación venían a ella a pedir el consejo sano, a confiar sus cuitas porque sabían de su discreción, honradez, honestidad, porque les irradiaba energía y les insuflaba ánimo para continuar la batalla o emprender una nueva.

Estamos conforme porque sus deseos se vieron cumplidos. Dejó estructurada una familia unida emocional y afectivamente, aunque dispersa geográficamente por azahares del destino. Cómo vivió largos años, vio y conoció de muchas cosas y por lo tanto, nos enseñó mucho también.

Estamos conforme porque durante todos estos años, en las buenas y en la malas, tuvimos a nuestro alrededor a muchas personas, a magníficos amigos tanto para ayudar a resolver un medicamento en Cuba o fuera de Cuba, o bien para curar, gestionar un especialista o un hospital donde realizar pruebas o análisis. Ellos, contemporáneos de mi mamá, míos, de mis hijas y/o de mis nietas, que nos ayudaron, que nos mostraron solidaridad, respeto, afecto, cariño infinito en el cuido y atenciones a mi mamá. A todos, nuestro mayor agradecimiento por tanto desprendimiento y tales gestos.

Atendiendo a su expreso deseo, su cadáver fue cremado y sus cenizas esparcidas en las aguas de la playa de Varadero, sitio predilecto de la mejor época de su vida. Un oficio religioso por el eterno descanso de su alma, se realizará en la Iglesia Parroquial Mayor de Santiago de las Vegas, el próximo martes 17 de marzo de 2015 a las 8 pm.

R.I.P
Migdalia Agusti Quesada
28 octubre 1923 ― 11 marzo 2015
Descansa en paz.

Suscriben este mensaje Arsenio Justino Alemán Agusti y mi esposa María Eugenia Alonso Biosca, mis hijas Gianna y Martica, mis yernos Kirby y Livan, mis nietas Magela, Gianna y Marianela y mi nieto Justin.

Marzo, 13. 2015.

miércoles, 2 de julio de 2014

Pregones, pregoneros y Santiago de las Vegas

4 ¡TOME LA PALABRA!

por Leonardo Gravier | Coral Gables, Florida

Hace algunos años, mi condiscípula en la Escuela Intermedia de Santiago de las Vegas, Consuelo Hernández Basabe, esposa y compañera de toda la vida de mi amigo Ismael Balido, publicó un bellísimo artículo titulado: “Los vendedores ambulantes de mi niñez”. Dicho artículo fue muy elogiado y enriquecido por los aportes de dichos comentarios encomiásticos. No había mucho más que agregar a tan completo trabajo. Yo lo tomé como tronco al que le crecen ramas, y he querido que mi artículo sea como ramas que le crecieron a aquel magnífico árbol, esperando cooperar, pasado el tiempo, con aquel bello recuerdo.

Oyendo música de mi patria, me recordó Abelardo Barroso con la Orquesta Sensación, al personaje tan típico de Cuba que fue el pregonero (en la canción “El Panquelero”):

“Que pregones más lindos se escuchan
del panquelero mamá, del panquelero.
...
Sus productos provocan comprarle
Por oírle tan sólo cantar…
...
Se va el panquelero, rico panque…”
El pregonero es una figura muy latina. Tal vez su origen se remonte a la antigua Roma (lat. praeconis). Donizetti nos presenta en su ópera “L’Elixir D’Amore”, al “dottore Dulcamara” pregonando las maravillas de sus medicinas subido en una tarima. No obstante, no debe confundirse con el anunciante silente (como los carteles romanos de Marforio y Pasquino), ni con aquellos que anuncian su presencia con un silbato, flauta o caramillo, como el amolador de tijeras ambulante, — con su rueda que servía a la vez para llevar el taller y como cinta transportadora que movía o hacía girar la piedra de afilar.

El pregón es una publicación que en alta voz se hace en los sitios públicos de algo que conviene, a él y al público, que se sepa. Estos pregones son los medios de comunicación que tienen los vendedores ambulantes o buhoneros para dejar saber a sus potenciales clientes que él está listo para vender o servir. Los pregones son atractivos, alegres, ocurrentes y apropiados para lo que se anuncia. Muchas veces, los pregoneros son ingeniosos en crear pregones, otras son pregones musicales, pero siempre invitan graciosamente a comprar.

En el mundo hispanoamericano se destacan los pregones españoles. Una de las canciones más bellas del “cantaor” flamenco Antonio Molina es “El macetero” (con su pregón sandunguero que alegra los corazones); Sarita Montiel y otras violeteras; y hasta zarzuelas como Las Leandras (por la calle de Alcalá); más recientemente José Luis Perales compuso y cantó “El pregonero”.

En México vemos en cualquier película donde aparezca la plaza del mercado, a los pregoneros anunciando los productos. En Perú, Vargas Llosa nos presenta “El hablador”, que no es más que un pregonero de noticias que va de aldea en aldea, entre los indios machiguengas, al estilo de la radio peruana. En fin, en todo nuestro continente hispanohablante, es una figura típica, querida y legendaria, el pregonero y su pregón.

No todos los pregoneros eran comerciantes itinerantes, ni todos los pregoneros vendían lo que anunciaban. Muchas veces anuncian con su pregón el producto de otro vendedor.

En Cuba, se hizo mundialmente famoso “El Manisero” de Moisés Simons (originalmente Simón); representa la música alegre de nuestra patria en muchos países del mundo.

Recuerdo un artículo que leí en una vieja revista National Geographic, donde el autor— un turista americano que visitaba a Cuba—, se queda maravillado con el ingenio demostrado por un niñito billetero que pregonaba que vendía el premio gordo de la Lotería Nacional. El americano le preguntó que si él tenía el premio gordo, por qué no se quedaba con el billete y se hacía rico; a lo que el niño le replicó que él muy bien podía hacer eso, pero que prefería que fuera un turista americano el ganador para que se llevara un buen recuerdo de Cuba e hiciera buena propaganda al turismo hacia la isla.

También han sido famosos, entre otras composiciones musicales: “El Yerberito” (que cantó Celia Cruz); “El Frutero” de Ernesto Lecuona; como mencionamos anteriormente, “El Panquelero”; “Se va el dulcero” que cantó Barbarito Diez, etc.

Como muchos pueblos de provincias nuestro Santiago de las Vegas se destacó en materia de pregón y pregoneros.

Para mí el más cercano de los vendedores que pregonaban, era Nacho el naranjero; anunciaba en voz alta— cuando no había vendido mucho—, la naranja “Príncipe” que él vendía diariamente desde su carrito estacionado en la esquina de mi casa (8 y 13).

Había un vendedor de pescado que venía en un camión cerrado y refrigerado todas las semanas a Santiago; se estacionaba en varias esquinas— su favorita era la de 4 y 11. Este joven con voz estentórea gritaba: “Mi papá los pesca y yo los vendo, por eso los doy tan barato”. Dejó de ir a Santiago porque no tenía mucha clientela; el santiaguero no era muy inclinado a consumir pescado.

El típico guajiro que desde su caballo, gritaba: “Mamoncillo ut…ce”. No parecía que dijera “dulce”, pero alargaba la sílaba haciendo único su pregón.

El tamalero que pregonaba: “Pican y no pican”, y aunque iban juntos los tamales, podía extraer de su caja el que tenía picante y el que no lo tenía.

Uno que no olvido, era Evidelio. En todas las funciones, fuera él o el negrito Moroco, iban por todo el cine Minerva con un cajón que tenía instalada una linterna con batería para encender o apagar la luz y poder identificar sus productos. El pregón era: “Africanitas, bombones, caramelos, “pete” y chicle”. El pobrecito Moroco, que era un niño, tenía la paciencia de soportar a los “chistosos”, que después de llamarlo y hacerlo pasar entre las butacas, le pedían un batido de leche malteada (que por supuesto, él no tenía).

Había un guajiro que desde su caballo, lleno de dicho producto, anunciaba que vendía berro fresco.

También iba un pirulero anunciando los pirulies y la melcocha. Usualmente los padres no dejaban a los niños comer melcocha después de bañarse, porque terminaban con las manos y la ropa embadurnadas de la mezcla azucarada.

No olvido al viejo Salinas, el dulcero, que incitaba a los niños a comprarle pregonando: “Dulcero, lloren niños, lloren”.

Había un pregonero que iba por las calles con un palo con globos y un saco, pregonando: “Cambio globos por botellas”.

Estaba el famoso Pelayo, que parado en las esquinas con su bocina o altavoz de latón, pregonaba para beneficio de comercios establecidos. Era distinto al de La Habana: “El cojo de la bocina”; que con su bocina, lo mismo elogiaba que insultaba a los que no colaboraban dándole alguna propina.

En las guaguas, que venían de La Habana, montaban sin pagar algunos músicos, que después de improvisar alguna pieza cantada, pregonaban pidiendo dinero, con una lata: “Cooperen señores, cooperen con el artista cubano”

Como tantas bellas instituciones de la antigüedad, el pregonero ha perdido su posición en el comercio, en la política, o en la sociedad en general. El “tiro de gracia” se lo han dado los correos electrónicos, cada día más accesibles y veloces para la comunicación.

Sé que he dejado de mencionar alguno que otro pregonero de Santiago, pero esos quedan como escritos inéditos en las memorias de los santiagueros.

miércoles, 25 de junio de 2014

Celebramos 7 años de Santiago de las Vegas en línea

20 ¡TOME LA PALABRA!

por José Alberto Balido | Miami, Florida

Un 25 de junio hace siete años, sentado como hoy frente a una pantalla en blanco, tecleé las primeras palabras que lanzarían este sitio:


Con esa simple frase y la ilusión de conservar lo mejor de nuestro pueblo, lanzamos esta gran historia de Santiago de las Vegas en su época de oro que aún hoy — a pesar de las dificultades que en los últimos meses han ralentizado el ritmo de publicación — entre todos seguimos escribiendo con nuestros recuerdos, nuestras fotografías... y con mucho amor.

Quisiéramos marcar este hito desempolvando uno de esos "recuerdos olvidados" que en otras ocasiones hemos resaltado en este sitio para no perder los pequeños momentos cotidianos que jamás incluirán en los libros de historia, pero que felizmente hallan su hogar aquí. Me refiero, por raro o sorprendente que pueda parecer, al silbido de mi padre, co-fundador de Santiago de las Vegas en línea — o mejor dicho, a un silbido especial que usaba para llamar a su pequeño "rebaño" cuando sus hijos estábamos lejos.

En mi mente lo recuerdo claro, como si lo estuviera oyendo, un sonido agudo que me sonaba algo así como "¡fuííííí-fiú-ÍÍÍÍÍ!" con una cadencia muy particular. Alguna vez lo comparé con el Capitán von Trapp de la famosa película "The Sound of Music", que también silbaba para llamar a sus hijos; pero en general no pensaba mucho en esa forma de silbar tan característica, ni en su significado. Había nacido escuchándolo, era parte incuestionable de mi mundo, como el dulce canto de la lluvia una tarde de verano.

No hace mucho, sin embargo, me tropecé con un mini documental en Youtube sobre el silbo gomero, el rarísimo idioma silbado de Gomera, una de las Islas Canarias. Lo que más me impactó fue el primer silbido que se escucha en el video, cuyo significado parece ser algo así como "¡hola!", y que es casi idéntico al de mi padre. Después de cinco años sin su presencia física, me emocioné al oírlo, por supuesto, y también me hizo preguntarme si habría alguna conexión entre los dos. Sin poder demostrarlo a ciencia cierta, creo que es lógico concluir que es más que probable: como buenos cubanos, somos en gran parte de ascendencia canaria. De esas africanas islas, de la influencia y mestizaje de sus originales habitantes bereberes los guanches con los invasores españoles, proviene nuestro acento — y, al parecer, el silbido que tanto oí en mi casa. Le invito a ver este ameno e interesante vídeo, cuyos inolvidables personajes seguramente le harán sonreír.



Concluyo silbando frente a la pantalla el antiguo saludo de los guanches, llamando esta vez yo a mi padre, esperando que dondequiera que esté, me pueda escuchar.

¡Feliz aniversario a todos!

miércoles, 26 de marzo de 2014

Aviso del fallecimiento de los santiagueros Ricardo López Poldo y Medardo Morales Jr.

17 ¡TOME LA PALABRA!

A manera de información comunicamos a todos los miembros de nuestra comunidad del reciente fallecimiento de los siguientes amigos y coterráneos de nuestro querido Santiago de las Vegas de ayer:

Ricardo López Poldo (Bolivio), hijo del apreciado matrimonio que formaban los estimados esposos Sra. Berta Poldo y Constantino López (ambos fallecidos), residentes por muchos años de la calle 4 entre 5 y 7 de nuestra localidad; le sobrevive su hermano Luis López Poldo (Periquillo), actual residente del estado de Texas, EE.UU.

Asimismo se nos ha comunicado del fallecimiento del estimado coterráneo Medardo Morales Jr., residente de Las Vegas, estado de Nevada, EE.UU., miembro de una muy apreciada familia de aquel que fuera nuestro querido pueblo natal.

Llegue por este medio a todos los familiares y amigos que le sobreviven nuestro más sentido pésame.

Nuestro agradecimiento al valioso compatriota Mario A. García Romero por hacernos llegar estas tristes noticias recibidas por su intermedio del amigo santiaguero Sr. Andrés Torres.

Redacción: Carlos Valiente Romero

domingo, 23 de marzo de 2014

La fiebre amarilla en Santiago de las Vegas

4 ¡TOME LA PALABRA!

por Arsenio Alemán Agusti

¿Tiene usted una idea de cómo era Santiago de las Vegas en 1901? ¿Cuántos habitantes tenía? ¿Cuál era el sustento de sus pobladores? ¿Cuál era el estado de la vivienda y la sanidad en el pueblo? ¿Existió la fiebre amarilla en nuestro pueblo?

Si usted quiere dilucidar esas interrogantes, le invitamos a leer el informe que con fecha 23 de julio de 1901, los encargados de la sanidad militar del Gobierno Interventor rindieron sobre Santiago de las Vegas.

Informe de Santiago de las Vegas
La Habana, Cuba, Julio 23, 1901

Señor:

De acuerdo a sus instrucciones del 20 del presente, me personé en Santiago de las Vegas y tengo el honor de someter a Ud el siguiente informe acerca de las condiciones sanitarias en ese pueblo:

Santiago de las Vegas es un pueblo de alrededor de 8,000 habitantes (de los cuales 600 son no inmunes), localizado en la línea de la United Western Railway, a 20 kilómetros de la Habana y conectada también a la ciudad por una carretera. El pueblo es un gran distrito tabacalero y la población depende fundamentalmente de esta industria para su subsistencia. Los habitantes son muy pobres, viven en casas pequeñas, con hacinamiento, mal iluminadas, rodeadas de suciedad y mugre. No hay alcantarillado. Las letrinas vacían en fosos y depósitos subterráneos. Cuando estos comienzan a llenarse son abandonados y se construyen otros nuevas. No hay ninguna atención por parte de las autoridades municipales con respecto a la situación sanitaria, pero sí acaso una pequeña parte de los individuos se ocupan de sus casas. El suministro de agua se obtiene de aljibes, habiendo pocos pozos. El agua, sin embargo, parece ser buena.

Durante el régimen español, Santiago de las Vegas fue un área de aclimatización de las nuevas tropas que arribaban a Cuba, sometiéndolas a cuarentena en barracas construidas a esos efectos. Es muy probable que la fiebre amarilla haya estado presente en alguna medida entre esas tropas; y es igualmente probable que el pueblo, si no infestado antes, venga a serlo ahora.

La población laboralmente activa consiste casi enteramente de españoles, empleados en 2 fábricas de tabaco. Estos hombres son todos miembros de sociedades benéficas españolas, y ante la menor duda de enfermedad son trasladados a los hospitales en La Habana. De esta forma la fiebre amarilla podría ser fácilmente contraída en Santiago de las Vegas y extendida a La habana. Hay rumores de casos de fiebre amarilla al principio de este año; pero desafortunadamente eso no ha podido ser sustanciado.

De los 4 casos recientemente reportados todos eran tabaqueros empleados de las fábricas de tabaco. Los médicos residentes alegan desconocer de esos casos y la población es extremadamente reluctante para dar ninguna información, temiendo, sin duda, el cierre de sus negocios.

Es probable que casi todos los pequeños pueblos en el distrito tabacalero donde trabajan gran número de españoles no inmunes, así como Santiago de las Vegas mismo, estén infestados, los casos podrían ser o no reportados en la Habana por las quintas españolas.

De los 4 o 5 casos que han venido ocurriendo en las casas de Santiago de las Vegas, las condiciones generales sanitarias del pueblo, conjuntamente con el gran número de no inmunes, es probable que se produzcan muchos nuevos casos, salvo que se tomen medidas activas para prevenir la extensión de la enfermedad.

Respetuosamente,

E. F. McConnell
Cirujano Asistente Actuante, U.S.M.H.S.

Cirujano A. H. Glennan,
Oficial Jefe de Cuarentena para la Isla de Cuba.

*     *     *

También del mismo cirujano encontramos el siguiente informe en la Internet, preparado tres semanas antes:

sábado, 8 de marzo de 2014

Nota de duelo: Augusto A. Fonseca Menéndez (1921-2014)

22 ¡TOME LA PALABRA!

Con sincero pesar informamos a todos los integrantes de nuestra comunidad del fallecimiento ocurrido en la ciudad de Miami, estado de Florida, este pasado lunes 24 de febrero, 2014, del distinguido coterráneo Augusto A. Fonseca Menéndez, muy próximo a cumplir la avanzada edad de 93 años.

Augusto, noble y prestigioso hijo de una muy antigua y respetada familia de nuestro querido pueblo natal de Santiago de las Vegas, Cuba, por muchos años fue altamente reconocido por sus grandes cualidades y alto profesionalismo como famoso retratista que popularmente llegó a ser conocido en los medios como “El Fotógrafo de las Novias”.

Su triunfo en la capital de nuestro país, La Habana, fue sonado y ampliamente reconocido por muchos años, a través de sus dos famosos “STUDIOS AUGUSTO”, uno en el centro de la capital, situado en el No. 405 de la calle Águila y San Rafael, y el segundo en la exclusiva zona del Vedado, en 23 y H, donde tuvo grandes éxitos con el afamado y celebre “Salón Francés del Studio Augusto” en gran manera visitado por la alta sociedad habanera.

La actriz cubana Carmen Pujols, en una
fotografía del Studio Augusto. Fuente:
Finalmente y a medida que fueron pasando los años inauguró un muy visitado y popular estudio y tienda de efectos fotográficos en las instalaciones del siempre muy concurrido Aeropuerto Internacional de Rancho Boyeros, localización que llegó a tener una gran notoriedad.

Augusto Alberto Fonseca Menéndez nació en Santiago de las Vegas el sábado 26 de marzo de 1921, hijo primogénito en primeras nupcias del Sr. Augusto Ángel Fonseca Bellido de Luna y de la Sra. Delia Menéndez Rojas.

De una muy larga familia le precedieron en su fallecimiento sus hermanos José Ramón, Cora Fonseca Menéndez y Modesto Díaz Menéndez, así como sus primos Alberto, Ascanio y Miguel Ángel Fonseca Garbalosa, destacados profesores de instrucción pública que fueron honra y prestigio de aquel ilustre magisterio del Santiago de principios y mediados del siglo pasado.

Igualmente le sobreviven sus queridas hermanas Isabel y Blanca Fonseca Menéndez, así como su primera esposa Sra. Erba Márquez Carmenate, de 97 años, recordada operadora que por 37 años eficientemente prestó sus servicios en la antigua oficina de la Cuban Telephone Company de nuestra localidad.

Asimismo le sobreviven sus cuatro queridos hijos: Marielba, Augusto, Jacqueline (primeras nupcias) y Adae (segundas nupcias).

Sus seis nietos: Luis Antonio, Marielba, Ailed, Janelyne (primeras nupcias), Abbigail y Alex (segundas nupcias).

Descanse en paz nuestro querido amigo y compatriota, Augusto A. Fonseca Menéndez, así como al mismo tiempo reciban todos sus familiares y amigos nuestras más sinceras condolencias.

Redacción: Carlos Valiente Romero.

domingo, 17 de noviembre de 2013

Blacamán en Santiago de las Vegas

5 ¡TOME LA PALABRA!

por Leonardo Gravier | Coral Gables, Florida

Cuentan de un hombre que se creía muy inteligente y conocedor de los animales. Tenía la teoría, que siendo el humano el animal más inteligente de la escala zoológica, podía lograr dominar con su mente a los demás animales. Tenía en una pecera de cristal una carpa dorada (goldfish) que pensó hipnotizar. Estuvo largo rato mirando frente a frente a la carpita. No logró hacerlo, pero cuando se alejó de la pecera, iba haciendo burbujas en seco y con el semblante inexpresivo de un pez.

No fue ese el caso de Blacamán que sí “hipnotizaba” animales; sobre todo, caimanes y cocodrilos.

Llegó a Santiago de las Vegas, allá por los años cuarenta, en plena guerra mundial. Muchos decían que era un faquir, otros que un espía alemán y algunos llegaron a decir que era un cubano truchimán. Nadie, que yo sepa, pudo dar una explicación del origen de Blacamán.

Estableció su circo en el Parque Viejo. Tenía el parque lleno de jaulas con cocodrilos, caimanes y tal vez otros animales. Yo tendría en aquella época unos cuatro o cinco años de edad; pero oía a mi hermano Gabrielito y a sus amigos, relatar anécdotas de Blacamán; fue el comentario santiaguero por varios días y nunca los residentes que presenciaron la función de Blacamán en Santiago, pudieron olvidarlo.

Mi padre me llevó por el día al Parque Viejo a ver todo aquel andamiaje, pero sobre todo los animales. La función de Blacamán se realizaba en la noche, una vez levantada la carpa de circo. Estando yo agarrado de la mano de mi padre, tuve la suerte de que apareciera Blacamán a ultimar ciertos detalles para la función. Me impresionó más ver a Blacamán que a la colección de cocodrilos y caimanes que tenía.

No sé que edad tendría Blacamán en aquella época. Mi recuerdo está muy nublado por mi corta edad de entonces y por las brumas del tiempo que ha pasado. Sé que tenía la estatura de mi padre; estaba en camisa de manga corta, y lo más impresionante: tenía una melena hirsuta abundante y una patilla, ambas de pelo muy negro y ondeado. No lo oí hablar, sólo dirigir con los brazos, apuntando hacia lo que hacía falta ordenar. Nunca he visto una melena tan grande y abundante. Con aquella melena y la patilla tenía un aspecto leonino.

Lo que oí después de parte de mi hermano (que sí fue a la función) y de sus amigos, fue que el señor hipnotizaba a los cocodrilos, los caimanes y hasta las serpientes. Era experto en reptiles. Los colocaba frente a él, los miraba por largo rato y los animales se quedaban aletargados en la posición que él los ponía. Nunca se dijo en Cuba que Blacamán perdiera un trozo de nariz, mirando tan cerca un cocodrilo.

¿Sería éste el Blacamán que visitó Santiago de las Vegas?
El nombre de Blacamán quedó impreso en la memoria de los santiagueros. Siempre que había alguien de gran melena (cosa rara en mi época en Cuba), le decían “Blacamán”.

Yo pensé que Blacamán y su recuerdo habían desaparecido con los años. Grande fue mi sorpresa, cuando un día, hablando con un cliente venezolano, comenzó a criticar a su hija, que se había comprometido en Caracas, con un muchacho de buena posición económica, pero con una melena y una barba más grande que la de Blacamán.— ¿De dónde saca usted a Blacamán? — le pregunté. Me contestó—“Ese fue un artista circense muy famoso que hubo en Venezuela” —. (Aquí, recuerdos del Blacamán de Caracas). Pero no sólo en Venezuela fue famoso el tal Blacamán, el colombiano Gabriel García Márquez escribió sobre un Blacamán el bueno (no conozco la obra sino por referencia de otros escritores).

Después de pasados algunos años de terminada la guerra mundial, se comentó en Santiago que Blacamán había sido apresado en Cuba, al descubrirse que era un espía alemán. No sé que le hicieron después de su captura.

Una de las cosas que más me disgustó de Blacamán fue cuando me enteré que le pagaba a los muchachos de Santiago, para que le trajeran perros satos, que andaban abandonados por las calles, para echárselos como alimento a sus cocodrilos y caimanes. Eso lo consideré cruel y repugnante, aún siendo yo un niño (si es que era cierto el rumor).

Tal vez el Blacamán que pasó por Santiago de las Vegas era el usurpador de un verdadero Blacamán que recorrió el mundo. Tal vez hubo varios hipnotizadores de animales que adoptaron el nombre de Blacamán. Lo que sí puedo afirmar es que yo nunca he visto, en ningún circo o función parecida, a un hombre que se dedicara a hipnotizar reptiles.

Los expertos en hipnosis aconsejan no usar el término “hipnosis” al estado de catalepsia de los animales. Ellos sostienen que la hipnosis es un estado de elevada susceptibilidad mental que, evidentemente, los animales no pueden tener. Consideran que la llamada “hipnosis animal” obtenida con la imposición de determinadas posturas, provoca la sublevación de reflejos neurológicos; esos son parecidos a la “hipnosis cataléptica” que en el hombre crea una rigidez muscular, que aprovechan los “magos” para levitar a un hombre rígido entre dos sillas (apoyando los pies y la cabeza) y conocida como “puente cataléptico”. Ciertas acciones provocan una inmovilidad “técnica” que empuja a numerosos animales a permanecer inmóviles o fingirse muertos, reaccionando de esa forma cuando se encuentran a una distancia cercana al enemigo. Esta reacción la llaman acinesia (muerte fingida) y da la impresión que el animal está hipnotizado. Es todo cuestión de entrenamiento y conocer los instintos animales. De esta suerte, se valen los encantadores de serpientes— usando una flauta llamada “pungi” en la India—, para llevar a cabo sus actos. Usualmente a las cobras les quitan los dientes y el veneno, para evitar ser mordidos mortalmente por ellas; esto acorta la vida de las serpientes.

No hay duda, que si Blacamán no era faquir, al menos conocía los instintos y temores de estos reptiles y los había entrenado pacientemente.

[Más artículos sobre Blacamán]

Nota del editor: Según el sitio Raffaele De Ritis' Novelties and Wonders, Blacamán aparece en la película de George Marshall "You Can't Cheat an Honest Man" junto con W.C. Fields y Ed Bergen, ayudando a rescatar a Charlie McCarthy (el muñeco del ventrilocuo) de las fauces de un cocodrilo. Si usted ha visto esta película, o si la alquila y encuentra la escena con Blacamán, le agradeceríamos que compartiera sus impresiones con nosotros.

jueves, 14 de noviembre de 2013

125 aniversario de la inauguración de la Escuela Laica del Centro de Instrucción y Recreo

1 ¡TOME LA PALABRA!

por Francisco Fina García*

Efemérides Santiagueras
14 de noviembre de 1888

Un hecho de suma importancia por su amplia proyección cultural, política y social, tiene efecto en la fecha señalada; pues este día tuvo lugar la inauguración y apertura de la Escuela Laica del Centro de Instrucción y Recreo en su propio edificio. Tenía como finalidad esencial dar instrucción y sobre todo, alfabetizar a los adultos, para capacitarlos en el ejercicio de la vida cívica y capacitarlos en el aspecto social.

Esta escuela es la primera que se funda en nuestra ciudad con carácter laico; pues sabido es, que por entonces imperaba en las escuelas oficiales la enseñanza religiosa, solamente para menores.

Fue durante este año, que regía los destinos de la institución el Lcdo. José Fina Mauri, médico santiaguero y a cuya iniciativa se debió tan brillante idea, que se abrieron las puertas del C.I.R. para ofrecer el pan de la enseñanza a un nutrido grupo de hombres jóvenes en su mayoría ya que por esa época existía un alto porcentaje de analfabetos.

La dirección de aquella fragua de ciudadanos, estaba a cargo del destacado maestro Juan Orovio, que tanto se distinguiera por su ancho espíritu de justicia y como amante del progreso y la libertad, dejando en su órbita por el ciclo de nuestra historia una estela de luz.

Para celebrar dignamente el acontecimiento fue celebrada una velada artística literaria en la que tomaron parte entre otros, el elocuente y brillante orador, Eliseo Giberga y el inspirado poeta, Luis Victoriano Betancourt, que resultó un acto verdaderamente extraordinario, por la nutrida concurrencia que llenaba sus salones y el calor patriótico que latía en el ambiente.

Recordamos aun la información que publicara en sus columnas el periódico local “El Progreso”, en que describe los distintos actos que se llevaron a cabo.

En la mencionada información se dice, que los elementos del C.I.R. a cuyo frente iba el Presidente Social Lcdo. José Fina Mauri fueron a recibir a los ilustres visitantes a la estación del ferrocarril, desde donde se dirigieron a la sociedad, y que una vez terminada la fiesta marcaron hasta la residencia del Lcdo. Fina, donde fueron obsequiados con dulces y licores los visitantes directivos y representaciones. Acto que quedó muy lucido a pesar de la pertinaz llovizna que caía.

Acaso, para esta digna y prestigiosa institución, no haya durante el periodo colonial ninguna efemérides de mayor significación, exceptuando la de la fecha de fundación, el 5 de febrero de 1882.

Indudablemente, este hecho tiene una importancia extraordinaria, no sólo por su alta misión educativa; sino porque encerraba una actitud viril y rebelde frente a las fuerzas e intereses dominantes, máxime, si tenemos en cuenta, que la mayoría de los cubanos estaban privados, no sólo del derecho del sufragio, sino de poder ocupar elevadas posiciones por sus condiciones de analfabetos.

Para comprender y aquilatar con exactitud el valor de la Escuela Laica del C.I.R., es preciso, es indispensable conocer el estado social que imperaba entonces en que todas estas manifestaciones eran consideradas como manifiesta oposición a los dictados tradicionales, injustos y opresores del colonialismo.

*Historiador de la Ciudad; publicado a mediados del siglo XX en la Revista del C.I.R.

sábado, 9 de noviembre de 2013

Armando Couto: El padre de los hermanos Villalobos

2 ¡TOME LA PALABRA!

por Leonardo Gravier | Coral Gables, Florida

Magnifica la reseña de Raúl Ariel Rodríguez Vega con la colaboración de Carlos Valiente Romero; así como el comentario de Mario García Romero sobre los tres caballos (Tormenta, Centella y Azabache). Yo también de niño fui un gran admirador de aquellos episodios; no me los perdía diariamente en la radio. Los vi en una de las dos oportunidades que visitaron Santiago con sus disfraces. Coleccioné las famosas postalitas, diseñadas por Antonio Ruiz (por las cuales Couto recibió un pago de $300 solamente); completé mi colección de dichas postalitas después de adquirir la número 5: Luis, el ahorcado (el hermano mayor de los Villalobos). Aparecía en ellas el episodio de Emilio Capetillo, muerto al ser devorado por las hormigas “tambochas”. Más adelante en la vida volví a encontrarme con las hormigas “tambochas”, en medio de las selvas de Colombia, gracias a la genial novela del escritor colombiano José Eustasio Rivera: La Vorágine.

Yo tuve el honor de conocer y admirar a Leandro Armando Couto (Armando Couto); nacido en La Habana el 13 de marzo de 1918 y fallecido en Miami el 17 de diciembre de 1995. Fue el suegro de mi hijo mayor, el otro abuelo de dos de mis nietas (Natalie y Melanie Gravier). Armando fue uno de los hombres más brillantes que yo he conocido. Doctor en Filosofía y Letras, tenía un extenso conocimiento de la esencia del cuento, la novela y los tratados políticos y filosóficos. Su modestia era tan grande como su ingenio. Él mismo se clasificó en uno de sus libros: “Unos dicen que es inteligente. Otros, que es un cretino. Couto apoya a los últimos. Afirma que es muy difícil ser inteligente las veinticuatro horas del día”.

Como típico intelectual, Armando nunca registró sus derechos de autor, ni en “Los tres Villalobos”, ni en ninguna de las demás novelas y cuentos radiales:

  • Tierra adentro
  • Capitán Espada
  • Macuto Zapote, el detective enano
  • Lo que pasa en el mundo
  • Tamakún, el vengador errante
  • Mujeres en mi vida
  • Kalimán
  • Mi hija Rosita
  • y otros más.

Sus obras fueron un éxito en países como México, Venezuela, Colombia, Puerto Rico, entre otros, de lengua española. En estos países sus obras fueron “pirateadas” y nunca en Miami, recibió derechos de autor; a pesar de que las postalitas se publicaron en varios países, y en México se llevaron a la pantalla dos películas sobre Los tres Villalobos (interpretadas entre otros por Joaquín Cordero). Muchos se beneficiaron económicamente con el ingenio de Armando Couto, mientras él siguió viviendo, con escasos recursos hasta su fallecimiento en su modesta casita del “southwest”.

Me contaba Armando, que una vez recibió una llamada de EE.UU. Le indicaban que estaban interesados en sus episodios de Los tres Villalobos y que le rogaban les enviara un guión para decidir si podían llegar a hacer un negocio con una serie similar a la de los Villalobos. Armando, siempre confiado, envió dicho guión, pero no volvió a escuchar de aquellos señores. Fue gran coincidencia que meses después, apareciera en la TV americana (NBC), los episodios de los tres hermanos en la serie “Bonanza”, que tenía hasta el mismo cocinero chino de los episodios de Couto.

En Miami, publicó con su amigo Manuel Salvat de Ediciones Universal, varios libros. Era un asiduo visitante a la Librería Universal de Salvat. Los sábados por la mañana lo veía en una tertulia literaria, junto a otros intelectuales cubanos que le llamaban amistosamente: “el culto y cauto Couto”.

Muchos amigos me han preguntado si él escribió los episodios de Chan Li Po., de los más exitosos de la radio de Cuba. Estos episodios se debieron al brillante escritor cubano Félix B. Caignet, muy amigo de Armando Couto, quien colaboró con Caignet en algunos episodios. Armando Couto era muy conocedor del tema detectivesco y criminoso. Tenía una gran colección de libros con este tema; así como de ñañiguismo y tradiciones afrocubanas de brujos.

Los tres Villalobos y Tamakún fueron sus episodios más exitosos. Ambos episodios se propagaron por Latinoamérica y fueron el entretenimiento de niños y mayores. Se hicieron historietas de ambas, muy bien dibujadas y encuadernadas y hasta se llevaron a la pantalla cinematográfica.

Conversar tête-à-tête con Armando Couto era un privilegio. Era versado en cualquier materia, con una cultura inclinada a las letras y a los temas folclóricos cubanos. Conocía perfectamente Santiago de las Vegas, por haber visitado muchas veces con su amigo Jesús Alvariño, al padre de éste. Criado en el barrio de Jesús María, de origen pobre y humilde, conocía todos los estratos de la sociedad cubana y estaba familiarizado con todos los dicharachos del habla corriente y moliente de nuestra nación; llegando en Cuba a relacionarse con los grandes escritores, artistas y empresarios de la radiodifusión.

Después del fallecimiento de Armando Couto, su viuda Rosa Álvarez de Couto, quiso asegurarse de la conservación de todos sus escritos, notas y otros recuerdos; se los donó para su cuidado perpetuo al Cuban Heritage Collection, University of Miami Libraries. En esta biblioteca y museo se conserva con gran cuidado junto a otras obras de cubanos fallecidos en el destierro.

Para terminar este recuerdo sobre el creador de Los Tres Villalobos y Tamakún, quiero citar aquella frase que crearon los cubanos para aplicarla a quien sabía mucho o era muy ágil:

Se le escapó a Tamakún
por debajo del turbante

miércoles, 6 de noviembre de 2013

Los Tres Villalobos y Santiago de las Vegas

10 ¡TOME LA PALABRA!

por Raúl Ariel Rodríguez Vega

Transcurrían los años 40 del pasado siglo, cuando la RHC Cadena Azul, de la que era propietario el magnate de la industria cigarrera cubana Amado Trinidad Velásco (1893-1955),  comenzó a transmitir a las 12 del mediodía los que llegarían a ser los famosos episodios de “Los tres Villalobos”, cuyos capítulos eran escritos por el gran autor radial cubano Armando Couto (1918-1995).  En los mismos no aparecía representado ningún país determinado, pero los personajes principales vivían imaginariamente en el valle del Ayatimbo. Ésta era la historia de una familia compuesta por el padre y cuatro hermanos, pacíficos agricultores hasta que el malvado juez Alvareda obligó a tres de ellos a tomar la justicia por sus manos, después que este perverso funcionario asesinara al mayor de los hermanos.

Como sabrán, los Villalobos fueron idolatrados de diferentes maneras en toda nuestra Cuba y por ende también en nuestro querido pueblo de Santiago de las Vegas.

Los personajes y actores fueron los siguientes: Rodolfo, el hermano mayor, interpretado por el popular galán de las radionovelas Ernesto Galindo; al segundo, Miguelón, le dio vida el cantante y actor Rolando Leyva; y a Machito, el más pequeño e inmaduro de los hermanos, lo interpretaba el polifacético actor Jesús Alvariño.
.
Cada mediodía de lunes a viernes, aquéllos que en esa época no tenían radio escuchaban los episodios de distintas maneras; entre ellas, un grupo de comercios de víveres ofrecían su audición, sintonizando para complacer y de esa forma obtener las compras de estos oyentes y a la vez clientes. De estos comerciantes  los más recordados eran los siguientes:
  • La bodega de Esteban Aguilar, conocido por Estebita en calle 7 esquina 6
  • La de Felo Llerandi, en 15 y 0, cerca de la Cruz Verde
  • La Ferrolana de Arsenio Pazos en 13 y 16
  • La Complaciente de Lisardo Fernández en 6 y 11
  • La gran bodega “El Recreo” de Artagnán Hernández Valiente en 15 y 2, la cual más tarde en los años 1950 se transformaría en el Bar “Blue Sky”, que para entonces regenteaba su yerno el Sr. Armando López

Por otro lado, los actores que personificaban a “Los tres Villalobos” en dos ocasiones, que sepamos, visitaron Santiago.  La primera, sin aviso previo, aparecieron en 11 y 8 un domingo al mediodía.  Iban de botas, pantalón de montar, camisa de cuadros y sombrero alón. En esa oportunidad se trasladaron a pie por la calle 11 doblando por 4 hasta 5, lugar donde vivía el señor Alvariño, padre de Jesús. Los santiagueros, al reconocerlos, los coreaban al verlos pasar y en la calle 5 frente a la casa del padre del actor el espectáculo fue apoteósico.

El edificio de RHC Cadena Azul.
Para la segunda visita, fueron invitados por el chino Vicente y su hermano Chan para una presentación única en su bodega de 10 y 13, donde le prepararon algo parecido a una tribuna, todo ello para competir con el bar y bodega de enfrente, recién nombrado “Los Villalobos”. Esta presentación obtuvo muy buena asistencia de público, que vieron a sus artistas favoritos gratis esa noche.

También por esa época algunos establecimientos comenzaron a nombrarse “Villalobos”. Uno de ellos fue el antes mencionado bar y bodega de 10 y 13, que aún hoy y después de tantos años sigue llamándose así.

Otra referencia del nombre de los Villalobos lo encontrábamos en el bar Gladys de 10 y 15, propiedad de Luis Pérez, donde tres de sus dependientes, oriundos de una familia del barrio de Rincón, todos ellos popularmente conocidos por el sobrenombre de “Los muchos”, al ingresar al establecimiento se autotitularon  “Los Villalobos” y como tales respondían.

No sé cuánto tiempo duró la transmisión de estos gustados episodios, pero seguramente de esa época aun viven santiagueros que fueron bautizados entonces con los célebres nombres de Rodolfo, Miguelón, o Machito.

Finalmente concluímos este nostálgico artículo de “Los tres Villalobos” con el famoso estribillo de su popular tema musical con el cual cada día, de lunes a viernes, era el cierre de estos inolvidables episodios radiales:

“Tres eran tres los tres Villalobos,
Tres eran tres y ninguno era bobo”.

Cooperación con la historia de Carlos Valiente Romero.

martes, 24 de septiembre de 2013

El Comité de Damas del C.I.R.

3 ¡TOME LA PALABRA!

Era por el año 1899, después de terminada la guerra, que se fundó el “Comité de Damas de Honor”, bajo la Presidencia de la señora Profesora de Instrucción Pública Mercedes Pensado de Álvarez (derecha).

Fácil es comprender el estado en que se encontraba nuestra “Sociedad”, si se considera, que habiendo sido clausurada como tal durante la Guerra de Independencia fue destinada por el Comandante Militar de la población, llamado Segurado, a cuartel de las fuerzas españolas. La soldadesca no dejó piedra sobre piedra. A este hecho debemos que muchos asuntos históricos de la corporación hayan desaparecido, pues los archivos, etc., fueron condenados al fuego por las tropas de la ocupación.

El estado material de la casa era desastroso, cuando nuevamente, retiradas que fueron las tropas, se entregó ésta a los representantes del “Centro”. Los pisos habían sido levantados, pues como eran de madera, fueron empleados como combustible por los ocupantes, y a este tenor, puede considerarse lo demás.

En este estado recibieron los directores del Centro su casa.

De aquí el fomento del nunca bastante elogiado “Comité de Damas de Honor”, del Centro de Instrucción y Recreo.

Circa 1900: El original edificio del Centro de Instrucción y Recreo.
“Mercedita” Pensado, lentamente, nos va recordando los detalles confundidos, y luego empieza a rememorar los nombres de aquellas damas que la secundaron en la gigantesca labor efectuada: “Rosita” Fina, María Más, “Quinita” Bernal, Eloína Aguiar, Rosa Pérez, “Panchita” Oliva, “Cuca” García Córdoba, Clotilde Oliva, Eloisa del Pino, Virginia Zabala, Magdalena Rivero y Aurora Núñez.

Nos cuenta “Mercedita”, que la primera fiesta efectuada fué un Baile de “Protectoras”, cuya utilidad líquida fué de $288.00. Con ellos se iniciaron las reparaciones del piso, que como queda dicho fue levantado en su casi totalidad. La otra fiesta que se celebró consistió en un Certamen de Simpatía, en el que triunfó como Reina la señorita María Más; fue una festividad que produjo igualmente una cuantiosa suma.

Parte de estos fondos se dedicaron a la reparación del teatro, pues siendo éste un medio de recabar fondos, las “Damas de Honor” se dedicaron a arreglarlo, a fin de fomentar espectáculos de dicha naturaleza, por medio de la “Sección de Declamación”, que a la sazón se organizaba bajo la dirección del Sr. Teodoro Cabrera.

Fué entonces que las repetidas damas, confeccionaron cinco decorados, a cuyo efecto, pues era demasiada la premura, cada una de ellas trajo para el “Centro” una máquina de coser, y durante más de 10 días, ejemplares obreras, dedicaron el esfuerzo de consecutivas y numerosas horas de faena a dicha labor.

Sirva este ejemplo a nuestra generación. ¡Aprendan nuestros jóvenes y consideren en este “Centro”, esplendoroso y embellecido, el esfuerzo de nuestros predecesores, olvidados o ignorados!

[Publicado en la Revista del C.I.R., 1922]

domingo, 22 de septiembre de 2013

Nota de duelo: Mirta Felipe Criado

15 ¡TOME LA PALABRA!

Con gran sentimiento y pesar informamos a todos los integrantes de nuestra comunidad del fallecimiento ocurrido en la ciudad de Miami, estado de Florida el pasado viernes 20 de septiembre del 2013 de la estimada dama santiaguera Mirta Felipe Criado (a la derecha, con su esposo Antonio Emilio Fernández), de muy grata recordación para todos aquéllos que con ella y toda su estimada familia compartimos lo mejor de aquel Santiago fraternal de antaño.

Mirta Felipe Criado fue, como muchos recordamos, destacada joven profesora del inolvidable Colegio Gacio, honra y prestigio del Santiago de las Vegas de mediados del siglo pasado.

Asimismo, como sabemos, estuvo casada por muchos años con el dilecto caballero que fue Antonio Emilio Fernández, Q.E.P.D., amigo de muchos y recordado funcionario que fuera de la prestigiosa Compañia Cubana de Electricidad donde siempre fue digno de gran aprecio por todos aquéllos que tuvimos el privilegio de conocerlo entonces.

De su unión Mirta y Antonio Emilio tuvieron tres hijos: Elsy, Elina y Emilio, que conjuntamente con sus nietos y demás familiares hoy lloran su partida.

Descanse en paz nuestra querida compatriota Mirta Felipe Criado, así como al mismo tiempo reciban todos sus familiares y amigos, y en especial su sobrina Betty Lucio Fernández de Tuya, nuestras más sinceras condolencias.

Redacción: Carlos Valiente Romero.

sábado, 21 de septiembre de 2013

Reencuentro con un viejo y noble amigo: Jesús Iglesias Martínez

7 ¡TOME LA PALABRA!

por Carlos Valiente Romero | Tampa, Florida

Facebook, el más visitado sitio de la web de redes sociales, maravilla del mundo moderno de las comunicaciones, nos trae desde hace pocos años la sorpresa y la alegría de reencontrarnos, casi a diario, con muchos viejos amigos y conocidos los cuales dábamos por perdidos por las caminos y entuertos de la diáspora cubana esparcida por el mundo desde hace más de medio siglo.

Así pues hace pocas semanas, repasando las páginas de multitud de “internautas” (nueva palabra pendiente de ser agregada al Diccionario de la Real Academia Española), nos encontramos, para nuestra sorpresa, con la querida imagen que un viejo retrato nos traía del semblante de un entrañable amigo y su esposa, ambos ya desaparecidos por lo menos hace más de cuatro décadas.

Circa 1954: Jesús Iglesias Martínez y su esposa María 
El hallazgo de esta fotografia, a través de la extraordinaria red social de Facebook, nos trajo a nuestra memoria los buenos y emotivos recuerdos que tengo de un buen amigo y gran intelectual... Jesús Iglesias Martínez y su abnegada esposa María, que si bien memorizo eran de Barcelona, España, y a los que recuerdo por su español con reconocible acento catalán.

Con Jesús Iglesias Martínez, hombre muy sabio, para entonces ya entrado en años, como ya dijimos catalán exilado en Cuba y sobre todo excelente sastre de la conocida y popular Tienda y Sastrería “El Dandy”, me unió una gran y leal amistad hasta el final de su vida en la década del 1970 ya en su último y final exilio en Miami, Florida.

Su taller en Santiago de las Vegas (circa 1954), en la tienda de la que era propietario José Miguel del Amo (Maño), estaba localizado en la trastienda y era un centro de reunión donde entonces un joven como yo aprendía y... grandemente disfrutaba de las discusiones de una pequeña peña intelectual donde principalmente los sábados recuerdo participaban el Profesor Juan Bundó Puig (yerno de Jesús) y otros cultos y eruditos santiagueros como el gran novelista y dramaturgo Marcelo Salinas, Juan Pazos Seijido, valioso intelectual santiaguero, destacado por su permanente labor en la benemérita e inolvidable institución santiaguera Asociación Más Luz, etc.

Hasta aquí mis recuerdos en este reencuentro sentimental con el gran ser humano que fue Jesús Iglesias Martínez... amigo y afecto que nunca olvidaré... por su gran intelecto y probada humanidad, con la cual muchos de los que le conocimos crecimos en aquel querido y fraterno Santiago de las Vegas de ayer.

Imagen de la página de Facebook de Abelardo Iglesias (Lalo).

martes, 6 de agosto de 2013

Nota de duelo: Abel Guerra

5 ¡TOME LA PALABRA!

A manera de información comunicamos a todos los miembros de nuestra comunidad que hace meses, el miércoles 19 de diciembre del pasado año  2012, falleció en nuestro querido pueblo de Santiago de las Vegas el estimado amigo y coterráneo Abel Guerra, quien vivió casi toda su vida en la calle 4 entre 5 y 7, según recordamos.

Abel fue siempre un entusiasta promotor del deporte en nuestra ciudad, lo mismo en base-ball que en basket-ball, deportes en los cuales siempre se destacó por su gran pasión.

Según recuerdan sus amigos en los años 1960/61 se celebró en nuestro querido e inolvidable Club Atlético Santiago (1932-1961) un campeonato infantil de basket-ball, el cual se llevó a efectos en el otrora bello Patio Sevillano donde Abel junto a Ramón Pico, Helio Orovio, Guido Valiente y otros asociados mayores fueron los organizadores de la citada competencia.

Despues de ello Abel consagró el resto de su vida a enseñar natación habiéndose graduado como profesor de este deporte al que dedicó sus últimos años.

Llegue por este medio a su hermana así como a sus demás familiares aún residentes en Santiago, nuestro más sentido pésame.

Nuestro agradecimiento al estimado coterráneo Mario A. García Romero por hacernos llegar esta triste noticia recibida por su intermedio del amigo santiaguero Roberto Marquetti.

Redacción: Carlos Valiente Romero

domingo, 4 de agosto de 2013

Nota de duelo: Alberto Ponce Domínguez (1918-2013)

10 ¡TOME LA PALABRA!

Con sincero pesar informamos a todos los integrantes de nuestra comunidad del fallecimiento ocurrido en la ciudad de Pomona, condado de Los Angeles, estado de California, el pasado miércoles 31 de julio, 2013 del estimado amigo y coterráneo Sr. Alberto Ponce Domínguez, a la avanzada edad de 95 años.

Alberto Ponce Domínguez, hijo de Don Adolfo Ponce y Doña María Josefa Domínguez fue el sexto de diez descendientes que integraron esta respetada y muy querida familia de nuestro pueblo natal, los Ponce de Santiago de las Vegas. Casado por muchos años con la que fue su compañera de toda su vida, la apreciada dama santiaguera Sra. Rita María Rapa Fernández (Q.E.P.D.), tuvieron de su unión tres hijos: Nilo, Flor Margarita y José Ponce Rapa, con los que formaron una significativa familia de estudiosos y honestos hijos que siempre fueron ejemplo de laboriosidad y sencillez como miembros de aquella fraternal familia santiaguera de ayer.

Humilde y afable por su trato, recordamos a Alberto por su leal y dedicado trabajo de muchos años como maletero en lo que fue conocido, en tiempos ya muy lejanos, como el aeropuerto de la “Curtiss o Pan American” de Rancho Boyeros, barrio del término municipal de Santiago de las Vegas, hoy “Aeropuerto Internacional José Martí – La Habana”. Allí siempre fue digno de gran aprecio y estimación por todos aquéllos que le conocieron en su diario quehacer.

Descanse en paz nuestro querido amigo y compatriota Alberto Ponce Domínguez, así como al mismo tiempo reciban sus queridos hijos Nilo, Flor Margarita y José, todos sus nietos así como sus innumerables familiares y amigos, entre ellos, sus sobrinos políticos Eddy y Sylvia González Rapa, nuestras más sinceras condolencias.

Redacción: Carlos Valiente Romero

martes, 30 de julio de 2013

Las quincallas santiagueras

10 ¡TOME LA PALABRA!

por Raúl Ariel Rodríguez Vega

quincalla
(Del fr. quincaille).
1. f. Conjunto de objetos de metal, generalmente de escaso valor, como tijeras, dedales, imitaciones de joyas, etc.
—Real Academia Española

En nuestro Santiago de mediados del siglo pasado, existían unos pequeños negocios conocidos por nuestro pueblo como quincallas. En dichos establecimientos se vendía un gran número de articulos, muchos de ellos de escaso valor. Todos estos pequeños comercios mayormente estaban localizados en lugares no muy céntricos del pueblo un poco distantes de la zona comercial de la calle 13, salvo raras excepciones. Como su mercadería en general consistía en cintas, pinturas de uñas, botones y hasta ropa interior, no llegaban al noble estatus de tienda. En los fines de año se abastecían de artículos navideños y juguetes baratos por la cercanía de la festividad de los Reyes Magos. Seguidamente nos referimos a los mas representativos o famosos de aquellos pequeños negocios.

En la calle 9 había dos muy recordados: La de los Lima en 9 entre 4 y 6, donde el profesor y matemático Pedrito Lima y su mamá, Dulce María Bustamante, atendían el negocio aparentemente próspero, el cual estaba casi al lado de la conocida Botica de Mino. En la misma 9 pero entre 10 y 12 había otro regenteado por Zoraida y que estaba localizado después de la consulta del conocido dentista Dr. Leopoldo Bayés.

En la calle 12 también había dos de esa categoría: la quincalla de Gloria Duarte, que estaba en 12 entre 7 y 9 y donde trabajaba su hermana Toña, y la del Marinero que estaba en la misma cuadra, haciendo esquina. Se le llamaba así, "la del Marinero", porque su propietario había pertenecido a la Marina de Guerra.

También estaba la famosa quincalla de Ricardito Álvarez San Jorge de 8 entre 3 y 5, donde éste trabajaba junto a su esposa. En 6 entre 7 y 9, María Álvarez tenía otro muy conocido y popular comercio que operaba con la ayuda de sus asociadas Laurina y la joven empleada Daisy Pérez Martín-Carrera (hoy conocida como Daisy Valiente).

Por muchos años en 13 y 8 estuvo la quincalla de Suitberto Ortega Álvarez, popularmente conocido por el Bolo. En la esquina de 13 y 12 Miguel y María trataron de mantener diferentes negocios sin muy buenos resultados, entre ellos una quincalla.

La Baratija estaba en la esquina de 11 y 8. No tenía categoría de tienda pero sí era una de las más surtidas. Ésta era operada por un señor y varios hijos.

Finalizamos la relación con dos comercios que aunque no eran quincallas fueron muy representativos y únicos en nuestro pueblo. La retacería de Nazario en 15 entre 4 y 6, y la jugueteria de Narciso Rodríguez en 13 entre 4 y 6, local donde más tarde estuvo establecida la popular tienda “El Dandy”, propiedad del conocido comerciante José M. del Amo (Maño).

Nota del autor:

La presentación de este trabajo es y ha sido para recordar a aquellos pequeños comerciantes que con su noble esfuerzo, entusiasmo y dedicación, aportaron mucho al progreso de Santiago de las Vegas; entre ellos, a la que fue mi abuela materna, Aleida Valladares, propietaria de la quincalla de la calle 4 entre 7 y 9, donde eran sus principales clientes las humildes trabajadoras del despalillo de la Cuban Land. Finalmente llegue por este medio nuestro respetuoso recuerdo para todos aquéllos que fueron los conocidos “quincalleros” de aquél nuestro Santiago de ayer en su época de oro.

Colaboración: Carlos Valiente Romero.

jueves, 25 de julio de 2013

25 de julio, Día del Patrón

13 ¡TOME LA PALABRA!

El 25 de julio de cada año, Santiago de las Vegas celebra, como celebran pueblos y ciudades en todo el mundo que llevan su nombre, el día del Santo Patrón de España. En este sitio hemos conmemorado esta importante fecha desde nuestra fundación en el año 2007 con fotografías, relatos e historias vuestras, a los cuales con mucho gusto hoy sumamos esta bella postal de nuestra tricentenaria iglesia y la imponente estatua de Santiago Apóstol en su blanco corcel.

Este año, sin embargo, la celebración se apaga ante la catástrofe ferroviaria de ayer, víspera del gran día en Santiago de Compostela, ciudad gallega donde yacen los restos mortales del Apóstol y destino espiritual de peregrinos cristianos de todo el mundo desde la Edad Media. A ella debe su mismo nombre nuestra ciudad, antes conocida como Santiago de Compostela de las Vegas. Tomemos hoy, por lo tanto, un momento para recordar y orar por nuestros primos y primas gallegos, así como de otras nacionalidades, que han entregado su alma en tan trágica ocasión. Es nuestro ferviente deseo que descansen en paz, y que sus familias encuentren el consuelo que en esta triste hora necesitan.

martes, 9 de julio de 2013

Nota de duelo: José (Pepito) Rodríguez Álvarez (1926-2013)

3 ¡TOME LA PALABRA!

Pepito Rodríguez
Con profundo pesar informamos a todos los miembros de nuestra comunidad del sentido fallecimiento en la ciudad de Miami, estado de Florida, el  pasado sábado 22 de junio, 2013 del estimado amigo y coterráneo José Rodríguez Álvarez (Pepito), a la avanzada edad de 87 años.

Miembro de una muy querida familia santiaguera Pepito y su hermano Jesús fueron hijos del estimado matrimonio que formaban el digno y apreciado caballero Sr. José Rodríguez y su dedicada esposa Sra. María Eugenia Álvarez.

Afable y sencillo por su trato, recordamos a Pepito Rodríguez por su atento y profesional trabajo en la oficina local de la Compañia Cubana de Electricidad de Santiago de las Vegas, donde siempre fue digno de gran aprecio y estimación por todos aquéllos que tuvimos el privilegio de conocerlo entonces, así como también cuando junto con Jesús su hermano fueron destacados miembros juveniles de la benemérita Banda Municipal de Música que por muchos años dirigiera su legendario e histórico director el maestro Edmundo Escalante.

1951: Boda de Pepito Rodríguez y Mirta Rodríguez
Fue una fecha trascendental e inolvidable en la vida de Pepito, el domingo 5 de agosto de 1951... ese día contrae nupcias en nuestra tricentenaria iglesia parroquial con la Srta. Mirta Rodríguez Pérez (q.e.p.d.) (1932-2011), hija menor del recordado alcalde (1940-1952) de Santiago de las Vegas, Benjamín (Mino) Rodríguez Camero y de su esposa la Sra. Evangelina (Eva) Pérez Álvarez, bondadosa dama santiaguera de grata recordación por su siempre noble y caritativa actuación como Primera Dama Municipal.

Mirta, ejemplar ser humano, querida por todo aquél que la conoció por su sencillez, su generosidad y su innata y desbordante alegría ante la vida, sincera y buena como pocos, real, y profundamente humana hizo de su unión de más de 60 años con su noble y gran compañero Pepito Rodríguez un verdadero ejemplo de una grande y eterna historia de amor.

Juntos ya hoy… y para siempre...  Mirta y Pepito aún nos enseñan cómo la unión y el amor de dos seres humanos pudieron rebasar grandes y duros reveses, desdichas e infortunios que sin esperarlo la vida les trajo y que ellos con su gran unión y ejemplo pudieron enfrentar — y vencer — sin quejas ni amarguras, siempre con una sonrisa para todos en cada momento.

Al querido amigo José Rodríguez Álvarez, le sobreviven sus hijos Mirtica y José, (Pepitico), sus nietos Alana, Daniel y Vanessa, y su hermano Jesús, todos residentes de la ciudad de Miami, Florida.

Descanse en paz nuestro querido amigo y compatriota José Rodríguez Álvarez, así como al mismo tiempo reciban todos sus familiares y amigos nuestras más sinceras condolencias.

Nota: Según nos informan sus familiares, los restos de Pepito Rodríguez han sido cremados.  Una misa en celebración de su vida será oficiada más adelante en este año, de la cual, su fecha será debidamente comunicada por este medio.

Redacción: Carlos Valiente Romero

sábado, 29 de junio de 2013

Nota de duelo: Amado F. Reyes Martínez (1925-2013)

0 ¡TOME LA PALABRA!

Con sincero pesar informamos a todos los miembros de nuestra comunidad del sentido fallecimiento en nuestro querido pueblo de Santiago de las Vegas, del amigo Sr. Amado F. Reyes Martinez el pasado domingo 16 de junio 2013, “Día de los Padres”, despues de una larga y penosa enfermedad.

Aunque no era natural de nuestro municipio, Amado junto a su estimada esposa e hijas se estableció en nuestra ciudad desde el año 1958. Allí desde entonces fue muy conocido ya que fue chofer de guaguas en la Terminal de Ómnibus 31/76 de Santiago de las Vegas. En sus últimos años manejó la ruta de Mulga-Wajay en el turno de la mañana. Siempre se trasladaba por las calles de nuestro querido pueblo en bicicleta y despues de retirado fue parqueador de estos vehículos en el Policlínico de Mulgoba y en el Banco situado frente al parque de la calle 13.

El velorio se efectuó en la funeraria de Santiago y el sepelio partió desde allí el lunes 17 de junio hacia el vecino pueblo de Quivicán, de donde era natural su difunta esposa Romelia (de la familia de los Capote) y donde también Amado nació en una finca cerca del central de Quivicán.

Al querido amigo Sr. Amado Reyes Martínez le sobreviven su hija Zulima, residente en Hialeah, Florida, así como sus nietas Yaismara Sosa y Grettel Oliva, y sus bisnietos Anthony, Ailyn y Nikolas. Por último en Santiago se encuentran su otra hija Zunilda, su yerno Emilio y su nieto Ransel.

Descanse en paz nuestro amigo Amado así como al mismo tiempo reciban todos sus familiares y amigos nuestro más sentido pésame.

Redacción: Carlos Valiente Romero. 

martes, 25 de junio de 2013

Sexto aniversario de Santiago de las Vegas en línea

5 ¡TOME LA PALABRA!

Una noche como hoy hace seis años nace el sitio que ha llegado a ser la más completa historia jamás escrita de la época de oro de nuestro querido Santiago de las Vegas; una historia escrita por el gran coro de voces de quienes la vivieron, y verificada por la vasta colección de fotografías que demuestran, sin lugar a dudas, el por qué de nuestro amor por el terruño.

Hoy, sin embargo, no celebramos, puesto que nos toca comunicar la triste novedad del fallecimiento en Santiago de Amado F. Reyes Martínez y en Miami de José (Pepe) Rodríguez; ambos obituarios serán publicados próximamente en nuestro sitio. Por hoy, extendemos nuestro más sentido pésame a sus familias, esperando que el recuerdo de estos caballeros sirva para motivarnos aún más a conservar para los de hoy y para los de mañana, este añorado mundo del que recién hemos perdido dos grandes partes más.

¿Se anima usted a compartir sus recuerdos y fotografías, para que el séptimo año de Santiago de las Vegas en línea sea aún mejor?