viernes, 1 de octubre de 2010

Los fantasmas de Santiago de las Vegas

Hoy, primero de octubre, comienza el mes que culmina con Halloween, la fiesta de fantasmas, monstruos y demonios estadounidense que cada vez se celebra en más partes del mundo. Este mes nos ofrece, por lo tanto, la perfecta excusa para recordar los fantasmas, aparecidos, y eventos sobrenaturales de Santiago de las Vegas, algunos de los cuales ya hemos reportado en este sitio:

  • El cencerro que se escuchaba en horas de la noche en la casona colonial de las calles 4 y 17, otrora hogar del arriero Juan Micó, cuyas bestias de carga transitaban el Camino Real del Sur entre La Habana y Batabanó transportando mercancías en la época colonial;
  • Pablo Romo, el cazador de esclavos denominado "el terror de los cimarrones", después de cuya muerte a principios del siglo XVIII se siguió escuchándole hablar con sus perros o caminar por el patio de su casa de la calle Amargura (11), entre Macías y San Miguel (8 y 10);
  • El "mambí de la ceiba" que se aparecía en noches oscuras en el camino de La Pita, a la salida de nuestro pueblo, y que muchos aseveraban ser Juan Delgado;

  • El "fantasma del abanico", que causó una sensación en Santiago de las Vegas hace unos 60 años al aparecer en la ampliación de una fotografía de una carroza de carnaval lo que parecía ser la imagen de un poeta santiaguero difunto;
  • El fantasmal e inexplicado ruido que se oía en la casa de Altagracia (Nana) Pérez Álvarez y sus hijos Ismael y José Alberto Balido Pérez (calle 2 entre 9 y 11), presenciado por Carlos Valiente Romero.
¿Vio usted alguna vez un fantasma en Santiago de las Vegas? ¿Recuerda usted cuentos de aparecidos de nuestro pueblo? ¡Ayúdenos a recopilar nuestras leyendas municipales en este mes de Halloween! 

2 comentarios:

  1. Hay una anécdota muy simpatica(yo no la viví)sobre los fantasmas.Se cuenta que una noche, un grupo de jodedores santiagueros, se pusieron de acuerdo para gastarle una broma a un personaje santiaguero muy simpático, que todos los que le conocieron lo reconocian por el mote de "Virula"
    (su verdadero nombre era "Artemio Cejas" aquí quedan muchos que lo conocieron, incluso sus hijos y algunos sobrinos que viven entre nosotros)El personaje era de oficio:"Conductor
    de Guaguas", en aquél entonces "La Verde", La 31 y otras.Al terminar su turno nocturno, estos santiagueros, lo esperaron cerca de su casa por la calle 2, antes de llegar a"El Paso", saliéndole uno de ellos con una sabana blanca de fantasma.La única arma que llevaba consigo "Virula"era el ponchador para marcar los boletines que guardaban loa pasajeros hasta terminar el viaje. Según el cuento, la mamá de "Virula"era sorda de cañon,él golpeba la puerta con el ponchador, pero nada por lo que a los ruegos de el asustado conductor, nadie le podía abrír la puerta de su casa. A lo mejor algún santiaguero mayor de edad, conozca la anécdota con más detalles. muchomario1945@hotmail.com

    ResponderEliminar
  2. Barbara Amparo Romero Fernandezmartes, octubre 05, 2010 11:25:00 p. m.

    Fantasma de Santiago de las Vegas

    Hace muchos años y nunca se me olvidará pues me causó mucha impresion. Yo tendría alrededor de 10 años y eramos vecinos (en realidad eramos como familia) en esa casa se puede decir que nos criamos mi hermano Tony "Junior" Romero Fernandez y yo; yo hablo de la querida e inolvidable familia Garcia-Triana en la calle 8 entre 5 y 7. El día del fallecimiento de Ramon García, padre de las hermanas Eloisa, Estela y Delia; yo como niña al fin estaba por toda la casa y mirando todo lo que concurria en esos momentos y en una de mis vueltas por el patio de cemento habian escrito con goticas de agua el nombre en letras de molde RAMON en un tamaño grande, yo diría alrededor de 12 pulgadas de alto. Yo llamé a una de las hermanas para mostrarselo (no recuerdo cual) pero no habia explicacion; ninguna de ellas ni nadie podia haberlo hecho, los jimaguas de Delia eran pequeños y no sabían escribir. Tal vez ellas en el momento de angustia al perder su padre no le pusieron atencion al asunto pero yo siempre pensé que era algo sobrenatural.

    ResponderEliminar

¡Bienvenido! En este espacio podrá publicar sus propios comentarios, recuerdos y anécdotas. Recuerde siempre poner su NOMBRE Y APELLIDO y su dirección de E-MAIL para que otros santiagueros se puedan comunicar con usted.