sábado, 29 de noviembre de 2008

Perfiles santiagueros: Rina Cortada Bernal y Gabriel Gravier Delgado

Todos los santiagueros que tuvieron el privilegio de vivir en Santiago de las Vegas en su época de oro, contribuyeron cada cual a su manera al rico tejido que fue la vida en nuestro pueblo; desde el humilde Pelayo hasta el sabio botánico, Dr. Juan Tomás Roig y Mesa, Santiago no hubiera sido Santiago sin todos sus personajes. Es nuestro deseo que no se pierda la historia de ninguno, y para este fin lanzamos hoy un nuevo departamento: "Perfiles Santiagueros", con el cual le invitamos a usted a escribir sus propios recuerdos de sus padres, abuelos, o a quien usted desee conmemorar en la época citada. Hoy para comenzar tenemos el gran placer de ofrecerle pequeñas biografías de dos santiagueros que, como pocos, influyeron en la vida de nuestro querido pueblo, escritas por su hijo, el Dr. Leonardo Gravier Cortada.


Rina de los Ángeles Cortada y Bernal
Nació en Santiago de las Vegas el 13 de noviembre de 1905. Sus padres lo fueron Alberto Cortada Hernández y Joaquina Bernal y Casals, ambos despalilladores de tabaco y humildes obreros. Estudió en la Escuela Normal para Maestros en La Habana, de la que se graduó como "Alumna Eminente". Se recibió de Doctora en Pedagogía de la Universidad de la Habana, donde también se graduó en primer lugar de su promoción. Tomó también algunos cursos en la Escuela de Filosofía y Letras de dicha Universidad. Su primer trabajo como maestra lo fué en el poblado de Rincón, donde un campesino había habilitado un bohío para que enseñaran a sus hijos y a los niños de los alrededores. Fue, por muchos años, maestra en la Escuela Pública No. 3 para niñas. Al crearse la Escuela Primaria Superior, se trasladó a dicha escuela como Profesora de Física, Química y Ciencias Naturales. Al tiempo de estar en esa escuela comenzó a preparar el Museo de Ciencias Naturales y el Laboratorio de Física y Química para lograr lo cual, al no contar con la contribución económica del Ministerio de Educación, emitió bonos que fueron comprados por vecinos de Santiago de las Vegas y amistades de la familia residentes en la Ciudad de La Habana. Sin la ayuda de otra persona que la de su esposo, aprendió a escoger, negociar y trasladar a Santiago de las Vegas las piezas de los taxidermistas de La Habana o de los suplidores de equipos para el laboratorio. Al terminar el Museo y el Laboratorio de la mencionada Escuela Primaria Superior, el Superintendente del Distrito Escolar recomendó, y le fué otorgado ese año el título de La Mejor Maestra de la República de Cuba, siéndole otorgado un Diploma acreditativo y una Medalla de Oro por lo cual recibió el reconocimiento de periódicos y revistas. Contrajo matrimonio con Gabriel Gravier el 10 de Julio de 1930. De este matrimonio nacieron dos hijos, Gabriel y Leonardo. Se fue de Cuba, en unión de su familia, en 1961, a la que más nunca volvió. Falleció el 26 de noviembre de 1997.

Gabriel Máximo Gravier y Delgado

Nació en Santiago de las Vegas el 18 de noviembre de 1900. Sus padres lo fueron el Coronel del Ejército Libertador Alejandro Gravier y Quiñones y Josefa Delgado y Campos. Se graduó de Bachiller en el Instituto de Pinar del Río. Se graduó de Doctor en Derecho Civil en la Universidad de la Habana. Aprendió de muy niño a tocar el violín con los maestros Fonseca y Alemán. Esto le permitió ganarse la vida a los catorce años tocando el violín en los cafés cantantes de la Habana con el pianista Narciso Sucarichi. Fué un intelectual y brillante orador, habiendo contribuído a los discursos que se pronunciaban en el Panteón del Cacahual los 7 de Diciembre en homenaje al General Antonio Maceo y su Ayudante Francisco Gómez Toro. También despidió duelos en los funerales tanto de ilustres como de humildes santiagueros fallecidos. De éstos hay algunas anécdotas que harían muy extensa esta reseña. Fué periodista y contribuyó en varias publicaciones santiagueras como Géminis, Antorcha, Magazine de La Opinión, El Heraldo Santiaguero y otras. También escribió artículos y poemas para el Diario Las Américas en Miami. Perteneció al grupo de jóvenes santiagueros que organizaron y celebraron por primera vez en la República de Cuba el Día de las Madres. Fué notario público en Consolación del Sur, y además tenía bufetes para ejercer como abogado en Santiago de las Vegas y en la ciudad de La Habana. Fué miembro de los Colegios de Abogados de Cuba y de la Habana; del Club Rotario y Presidente del Grupo Selección y de la Biblioteca "Más Luz". Escribió varias monografías, ensayos y biografías. Aparece citado varias veces en la "Historia Económica de Cuba"" (Volumen XIV) del Profesor de Harvard H.E. Friedlaender. Rechazó el ofrecimiento que le hiciera el entonces Ministro de Hacienda de Cuba, Dr. Marino López Blanco, para el cargo de Director del Fondo Especial de Obras Públicas, por no considerar oportuna la situación política del país. Dejó inéditas 37 libretas de poemas, muchos de los cuales pensaba publicar con el título "Días del destierro". Escribió letra y música de varias canciones y con su amigo Rodrigo Prats colaboró aportando la letra de "Una Rosa de Francia". Contrajo matrimonio con Rina Cortada el 10 de Julio de 1930. De este matrimonio nacieron dos hijos, Gabriel y Leonardo. Se fué de Cuba en 1961, a la que nunca más volvió. Falleció en Coral Gables, Florida, el 29 de noviembre de 1974.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¡Bienvenido! En este espacio podrá publicar sus propios comentarios, recuerdos y anécdotas. Recuerde siempre poner su NOMBRE Y APELLIDO y su dirección de E-MAIL para que otros santiagueros se puedan comunicar con usted.