lunes, 29 de junio de 2009

¡Llegó el circo!

Por Consuelo Hernández Basabe / Miami, Florida

Nunca se me olvida la vez que llegó el circo a Santiago. Yo tendría unos 7 u 8 años y estaba jugando en el patio de mi casa en la calle 14 entre 15 y 17 con mis hermanos Tito (Gabriel) y Eloína, cuando oímos una gritería de niños que venía de la calle 15. Salimos corriendo a ver qué pasaba, e imagínese usted la sorpresa cuando vimos toda una procesión de payasos, gimnastas, bailarinas, y hombres en zancos marchando al son de tambores y cornetas, creciendo con cada paso según se iban sumando niños a ella. Al final, en un solar vacío que había a mano derecha en 15 y 16 frente a la línea del tren (en ese entonces no había casas ahí), pusieron la pequeña carpa color beige natural.

Mis hermanos y yo queríamos ir, naturalmente, y fuimos a casa a pedir permiso. Pipo (Gabriel Hernández) no quería dejarnos ir, ya que mi hermana Yolanda estaba recién nacida y Mima (Alicia Basabe) no podía acompañarnos. Por suerte, nuestra vecina del frente, Juanita Encinosa, se brindó a llevarnos y así pudimos ir los tres al circo de los Hermanos X (no recuerdo el nombre, si usted se acuerda, ¡avísenos, por favor!). Aún recuerdo la emoción que yo sentía yendo por la calle 15 con Juanita y mis hermanos, esa deliciosa anticipación que solo puede sentir un niño. La entrada, si mal no recuerdo, costaba un medio para los niños y un real para los mayores. Nos sentamos en unos bancos de madera que habían puesto en un semicírculo. ¡Qué espectáculo aquél! Rústico, sí, y muy pueblerino… pero para nosotros era algo muy bonito, muy sano e inocente (recuerde usted que esto sería por el año 1944 ó 45, aún no había televisión y en mi casa no teníamos radio). Me parece estarlo mirando: tenían malabaristas, cómicos, payasos, animales entrenados que hacían trucos (¡creo que hasta tenían un león!), y lo que más recuerdo: una bailarina vestida con un traje exótico que al final de su acto sacudía los hombros y decía “¡Soy toda electricidad!” ¿Qué habrá sido de aquella bailarina? ¿De aquellos payasos y entrenadores de animales? ¿De aquellos tarugos, aquellos hombres que armaban y desarmaban la carpa? Ya jamás lo sabremos, pero donde quiera que estén, quisiera agradecerles el momento tan mágico que nos brindaron a los niños de Santiago de las Vegas.

8 comentarios:

  1. Bueno señora en realidad no la conozco pero el nombre del circo seguramente era los hermanos Santi y Artigas, que por ese tiempo comenzaba sus giras por Cuba. un saludo de un santiaguero de afan Cejas Coy El Magnifico, periodista, musico, poeta y escritor santiaguero, mi correo es bosqueaureo@yahoo.es chao!!!

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por su amable información. Creemos que el circo de Santos y Artigas era algo mucho mayor al que recuerda Consuelo, ya que éste era un gran circo de La Habana "a todo tren", y el que recuerda Consuelo era algo mucho más íntimo y familiar. También recuerda que más adelante, venía un circo que se instalaba en la entrada del pueblo; quizás ése sí haya sido el de Santos y Artigas. Aquí, un blog que habla de ese circo: http://www.circomelies.com/2009/01/el-gran-circo-popular-cubano-santos-y.html
    ¡Gracias!

    ResponderEliminar
  3. Sobre el circo que yo me recuerde había 2 bastante conocidos en Cuba. Uno, ya mencionado por otros lectores, el de Santos y Artigas (han puesto Santi, pudiera ser, habría que confirmar) y el Circo Montalvo. Por la descripción asumo haya sido el Circo Montalvo porque el de Artigas era un circo de bastante copeta en la época y no creo cabría en el solar que refiere Consuelo Hernández, ni que Santiago tuviera público con dinero como para atraer a esa gran empresa. Claro también había otros circos de mala muerte, pero esos no tenían ningún nombre reconocido y su actuación era más territorial. En La Habana esos dos que te comento eran los que más sonaban.

    La técnica era que llegaban al pueblo, formaban la algarabía, montaban la carpa, daban una función por la noche y al día siguiente desmantelaban y se iban al pueblo más cercano, digamos Bejucal, y así sucesivamente, iban recorriendo los diferentes poblados con una sola función cada noche. El fin de semana hacían matinée por la tarde y función de noche.

    ResponderEliminar
  4. Yo soy nieto de la Bailarina que por cierto se llamaba Cuba y era la hija del Dueno Felix Montalvo su unica hija ,era un circo Pobre ,mi bisabuela junto con su esposo Felix Montalvo se hizo por primera vez el vuelo del Pajaro sin malla en fondo por alguna caida ni amarrados era cosa del tiempo que por aquella epoca era algo bien dificil por la altura de la carpa. Luego en tiempo mas adelante se unieron al Pubillones y en una gira que por primera vez se hiba ser en la Bahia de nipe se undio el barco con su mayoria de sus personas ,se desbalancio la garga y se volco el Barco ,y ahi desaparecio el circo y los que quedaron de los Montalvos y pubillones siquieron actuando en cuba Hasta que en 1960 el gobierno lo nacionalizo. A mi me quedan fotos del Circo Montalvo que fueron tres hermanos en si.

    Alfredo Arnaiz

    ResponderEliminar
  5. Estimado Alfredo:

    Muchas gracias por escribir. Sé que a mi madre, la señora que escribió el artículo sobre el circo, le va a gustar mucho saber los detalles que usted aporta. Nos gustaría mucho poder publicar copias de sus fotos del Circo Montalvo en este sitio, para disfrute de todos y de la posteridad. Si lo desea, por favor póngase en contacto conmigo: santiagodelasvegas@gmail.com

    Muchas gracias,

    José Alberto Balido

    ResponderEliminar
  6. Alfredo Arnaiz quiero comentarle que en el ano 1962, el circo Montalvo coloco su carpa frente a mi casa en la esquina de Cero y 17, donde creo que ahora hay un terreno de pelota, y alli conoci a un joven que en aquel entonces tendria la edad de 30 anos mas o menos, se llama o se llamaba Felix Montalvo, pues no se si aun vive, el era trapecista y caminaba sobre el alambre, en el cual saltaba sobre el sin caerse, nos enamoramos y al mes nos casamos, pues ya yo tenia la salida del pais y no podiamos perder tiempo, al mes siguiente vine para Miami, y como es de esperar todo se acabo y nos divorciamos, el vivia en Arroyo Apolo, cerca de la farmacia de Grave de Peralta, a unas cuadras mas para dentro de la calzada por donde pasaba la ruta 31. Por cierto, en esa farmacia trabajaba Justo Carballo, el padre de mis primos Teresa y Nilo Carballo Arce.
    Si quiere comentar algo, puede contestarme.
    isabelarce7341@yahoo.com

    ResponderEliminar
  7. Rafael Perez Farias. No naci en Santiago de las Vegas, pero amo cada gran espacio o pequeno rinconcito de nuestra Cuba. Naci en La Habana y cuando tenia un ano de edad, mis abuelos y padres decidieron mudarse para la Calzada de Managua No. 29, ese lugar ubicado entre La Palma y Mantilla se llamaba La Lira. Frente a mi casa habia un terreno que separaba la calzada de Managua de la carretera que conduce a Parraga. Alli cuando no instalaban un circo, acomodaban unos Caballitos (parque de diversiones que incluia la estrella y la silla voladora). Por esta razon y porque provengo por linea materna de una familia de circenses, conozco en alguna medida el tema y los personajes que se mencionan. El circo Santos y Artigas era de mayor capacidad, instalarlo frente a mi casa hubiese sido imposible. Alli pude asistir a las presentaciones del circo Montalvo y el de los hermanos Torres. Pubillones tambien se presentaba en algunos municipios y la meca del circo que era el Ringling, lo instalaban en el Palacio de los Deportes. Mi tia, Mariana Farias, era la contorcionista del circo Montalvo. A Felix Montalvo hijo lo conoci siendo yo un nino de unos sieto u ocho anos, cuando ensayaba la cuerda floja, detras de una barberia que estaba en la misma esquina de la Palma. No llegue a verlo en el trapecio, pero si en la cuerda floja, muchisimas veces y era muy bueno en esa disciplina. Mi madre que era trapecista murio muy joven y un tio al que no conoci (Jose Farias)se enrolo en un circo argentino y jamas regreso a Cuba. Nuestro vinculo era por correspondencia. Me gustaria compartir recuerdos de aquella epoca con aquellos que como yo, la disfrutaron. Gracias por alentarme a escribir... Rafael Mi correo: edel17@live.com

    ResponderEliminar
  8. Rafael Perez Farias.(ayer escribi identificiandome con anonimo, pero hoy decidi cambiar para hacer mas estrecho el vinculo con los que dirigen esta obra tan hermosa y los que con tanto entusiasmo participan). Mi primer envio fue para opinar sobre los comentarios referidos a los circos en Cuba y hoy mas brevemente quiero saber si algunas de las personas que leen y escriben para Santiago de las Vegas en linea, conocio a Mariana Llorens. Esta senora ya fallecida contrajo nupcias con uno de los hermanos de mi abuela, el conocido pianista, compositor y director de la orquesta del teatro Alhambra. Ella nacio en Santiago de las Vegas y yo la recuerdo conversando con mi abuela sobre la familia que tenia alla a la cual visitaba con frecuencia. Me gustaria saber si alguien la conocio y puede aportarme informacion sobre su familia. Yo tengo 69 anos, vivo en Tampa y cada fin de semana converso con mi hermana acerca de todos esos familiares que vinieron o quedaron en Cuba. Toda esa informacion puede ser util para continuar mi segundo libro acerca de Cuba. Muchas gracias... Rafael

    ResponderEliminar

¡Bienvenido! En este espacio podrá publicar sus propios comentarios, recuerdos y anécdotas. Recuerde siempre poner su NOMBRE Y APELLIDO y su dirección de E-MAIL para que otros santiagueros se puedan comunicar con usted.