viernes, 13 de diciembre de 2019

Las elecciones municipales de 1940 en Santiago de las Vegas

por Ing. Arsenio J. Alemán Agusti | Santiago de las Vegas

El presente trabajo tiene como propósito fundamental brindar un panorama de como se desarrolló el proceso electoral en Santiago de las Vegas en las elecciones municipales de 1940.

De la información que hemos podido compilar a partir de lo que aparece publicado en la prensa local se pueden establecer dos principales corrientes políticas en el Término de Santiago de las Vegas de cara a las elecciones municipales de 1940:

  • A. La que abogaba por un programa de gobierno sostenido en una plataforma política auspiciada por el (los) Partido(s) que participaban en la contienda, en lugar de hacerlo en la figura de un líder.
  • B. La que, basándose en el análisis de hechos históricos, defendía la tesis de que el carisma, el ímpetu, la simpatía, la personalidad del candidato a Alcalde, era mucho más importante que el propio programa político y de gobierno que propusiera el propio partido que proponía a ese candidato.
Analicemos sucintamente las argumentaciones de cada bando.

¡Hombres no, Programa!

La corriente de pensamiento que reclamaba decisiones en las urnas atendiendo a los programas y no a los hombres se manifestaba de esta forma:
«.......ya es hora de que todos comprendan que la primera magistratura de nuestra patria chica no debe ser simplemente una cuestión de simpatías personales, ni siquiera un imperativo de facción, porque por encima de las simpatías, y sobre las exigencias de los emblemas, están intereses de la comunidad, mas respetables que “el amiguismo”, no siempre desinteresado, más sagrados que todas las confesiones, a cuyo amparo ha circulado mucha moneda falsa a toda hora.»
Y continuaba:
«.......bien que nos produzcamos acordes con la mas extricta disciplina dentro del “ticket” nacional; pero eso mismo sería insensato, si escojieramos autoridades municipales incapacitadas o ratificásemos la confianza a hombres que a su paso por la Alcaldía hubieren vivido de espaldas a las necesidades del pro común. »
[Se respeta la ortografía del texto original]
Concluyendo así:
«El Partido es lo de menos, lo que nuestros intereses más vitales reclaman es lo máximo. Quien recoja mejor este anhelo de la masa deberá triunfar, y triunfará definitivamente».
El análisis, resume lo siguiente:
  1. No importa de que Partido se esté hablando, lo que importa es que su programa de gobierno satisfaga las exigencias y necesidades del pueblo.
  2. Se trata de no enamorarse de un candidato, a sabiendas que no dispone de la capacidad necesaria, o de la voluntad política requerida, o que teniendo la una o la otra, o ambas, resulta harto conocido a todos los electores, que de triunfar, no cumplirá con las expectativas de la comunidad.
  3. Se trata de no ser amigo o leal a toda costa y a cualquier costo, de cara a las elecciones. Se puede ser amigo, se puede ser leal, pero se debe tener el juicio suficiente para poder discernir, que a pesar de ello, el candidato en cuestión podría resultar o no, el gobernante que le conviene a la comunidad.
  4. No identificar a los hombres con el Partido por el cual se postulan. Eso depende de determinadas circunstancias puntuales y por que no, hasta estratégicas. De lo que se trata es de examinar si lo que le están prometiendo al pueblo bajo la bandera de ese Partido es lo que realmente la comunidad necesita y si en caso de salir elegidos, serían capaces de cumplirlo.
La segunda corriente de pensamiento, consideraba un hecho la diferencia del elector al decidir su voto por un Partido para seleccionar representantes a la Asamblea Constituyente y ese mismo elector frente a la elección municipal del 14 de julio de 1940.

Esta corriente consideraba que:
«......las del 14 de Julio, extraordinariamente materialista, dominada por absorbentes caudillismos locales, lucharán los candidatos al frente de tendencias que reaccionan con vista a intereses inmediatos y positivos, sin acordarse siquiera de las ideologías. En esa contienda, como es de suponerse, vencerá el candidato y no el Partido, su personalidad y no su ideología.»
Para sostener esta corriente de pensamiento se apoyaban en que en las Elecciones Generales del 10 de enero de 1936, midieron fuerzas Darío Gravier y el Dr. Antonio Ramírez. Se pronosticó el triunfo de Gravier, porque a éste lo respaldaban las pujanzas afiliatorias de los Partidos Unión Nacionalista (PUN) y Conjunto Nacional Democrático (CND) y era lo presumible a juzgar por las 3683 afiliaciones que lo respaldaban contra las 1434 que apoyaban al Dr. Ramírez. La realidad demostró que era más vigorosa la personalidad del candidato Ramírez que la de su opositor Gravier y los pronosticadores se justificaron de su fracaso atribuyéndolo, cómodamente, a traiciones inauditas de electores que vendieron sus votos.

El padrón electoral

Es interesante conocer cuánta población tenía para esa fecha el Término Municipal de Santiago de las Vegas. El último censo de población realizado había sido el de 1931. Si se toma como base ese censo y con los datos arrojados por el censo de población de 1943 y se asume que el crecimiento de la población en el período 1931-1941 fuere lineal, podría estimarse que la población de Santiago de las Vegas para 1940 era de 25201 ciudadanos de los cuales, quedaron registrados en la Junta Electoral con derecho a voto un total de 10282 lo que representa que era solamente el 40.8 % de la población la que tenía derecho al voto.

Ofrecemos a continuación un estado contentivo de los votos obtenidos por todos los Partidos políticos en las elecciones del día 15 de noviembre de 1939, para elegir Delegados a la Asamblea Constituyente, en el Término Municipal de Santiago de las Vegas:
1. PRC Auténtico ... 1877
2. Partido Acción Republicana ... 1315
3. Partido Liberal ... 978
4. Partido U. Rev. Comunista ... 716
5. Partido Unión Nacionalista ... 585
6. Partido Demócrata Republicano ... 385
7. Partido Conjunto Nac. Democrático ... 378
8. Partido Nacional Revolucionario ... 351
9. Partido ABC ... 280
10. Partido Agrario Nacional ... 100
11. Partido Popular Cubano ... 80
Total………………………………...…..7046
Teniendo en cuenta que el número total de electores era de 10282 en este Término y habiendo votado 7046, puede apreciarse que votó aproximadamente el 70 % del electorado registrado, para un 30 % de abstencionismo. Esa votación constituye aproximadamente el 28 % del total de la población residente en el Término.

De acuerdo a las dos tendencias y teniendo en cuenta el número de afiliaciones obtenidas por los partidos involucrados en la contienda y a los resultados de las elecciones para la Constituyente (con un 30 % de abstencionismo) y considerando las coaliciones formadas por los partidos, que fueron cambiantes durante todo el proceso, resultaba muy difícil pronosticar quien ganaría la Alcaldía.

Los partidos políticos

Para la contienda electoral municipal del 14 de julio de 1940 en Santiago de las Vegas, quedaron inscriptos los siguientes partidos con las siglas que los representaban:

1. Partido Revolucionario Cubano (Auténtico): PRC (A)
2. Partido Acción Republicana: (PAR).
3. Partido Comunista: (PC)
4. Conjunto Nacional Democrático: (CND)
5. Partido Unión Nacionalista: (PUN)
6. Partido Nacional Revolucionario : (PNR)
7. Partido Liberal: (PL)
8. Partido ABC: (ABC)
9. Partido Agrario Nacional: (PAN)
10. Partido Demócrata Republicano: (PDR)
11. Partido Popular. (PP)

En el proceso eleccionario los diferentes partidos fueron formulando su plataforma electoral y proponiendo sus candidatos.

Las coaliciones


Para que se tenga una idea de la variación en la conformación de las coaliciones, solo decir lo siguiente:

A la altura del mes de enero de 1940 se habían unido el Partido Liberal (PL) con el Partido de Unión Nacional (PUN). Alcanzaron también un acuerdo de coalición el Partido Nacional Revolucionario (PNR) con el Conjunto Nacional Democrático (CND)

Ya en marzo de ese mismo año, los liberales (PL) habían abandonado al PUN y se habían ligado al Partido Popular (PP).

De otra parte, para esa misma fecha el Partido Acción Republicana (PAR) y el Partido Agrario Nacional (PAN) habían formado coalición.

Y al momento de llegar a los comicios en julio el Partido Liberal (PL) hace coalición con el Partido Comunista (PC), con el Partido Popular (PP) y con el Partido Democrático Republicano (PDR).

El PUN se pasa a la coalición del Conjunto Nacional Democrático (CND) y el Nacional Revolucionario (PNR)

El ABC se une a Acción Republicana (PAR) que se había quedado solo al desprenderse el Partido Agrario Nacional (PAN), que finalmente hizo coalición con el PRC (Auténtico).

Con esa composición de coaliciones era de esperar que en las elecciones generales municipales del 14 de julio de 1940 se proyectara fácilmente como vencedor al candidato de la coalición integrada por los partidos Comunista (PC), Liberal (PL), Popular (PP) y Democrático Republicano (PDR), que si se seguía la tendencia de las elecciones para la Constituyente alcanzaba en la votación una mayoría, seguida muy de cerca por la coalición del PRC (A) y el PAN.

Eso sería lo que analizando e interpretando los números podría esperarse.

Los candidatos

En enero de 1940 el Partido Liberal (PL) y Unión Nacionalista (PUN) lanzaban la candidatura para Alcalde del Sr. Gerardo Castro Martínez, revolucionario, santiaguero de nacimiento; caracterizado como un muchacho de gran carácter y noble corazón, quien era el líder del Partido Liberal en el Municipio en ese entonces.

Para esa misma fecha el Nacional Revolucionario (PNR) y Conjunto Nacional Democrático (CND) anunciaban al Dr. José Idael Torres O’Hallorans, Jefe Local de Sanidad, joven médico que ya acumulaba 10 años de servicios en el Término.

Mientras que los Comunistas (PC) y PDR proclamaban al Dr. José M. Marrero, joven médico, ex-presidente del CIR, e hijo del gran patriota santiaguero y coronel de la Guerra de Independencia Martín Marrero.

En marzo, luego de los primeros meses de contienda la situación se presentaba de la siguiente forma:

Liberales (PL) y Populares (PP) mantienen al Sr. Gerardo Castro Martínez como su candidato para el cargo de Alcalde.

Los Realistas (PNR) y Conjunto Democrático (CND) siguen manteniendo al Dr. José Idael Torres O´Hallorans, como su candidato, por su gran arrastre de todas las fuerzas locales de la Coalición Socialista Democrática (C.S.D.) unidas.

Acción Republicana (PAR) y Agrarios (PAN) postularon para Alcalde a Dionisio “Manolo” Martínez, Tesorero de la Administración Municipal, muy querido por todos y un candidato de empuje, con el que habría que contar “hasta afuera”, por su democracia.
Los Nacionalistas, postularon al Sr. Enrique Fina Gravier, joven Presidente de la Junta Municipal de Educación que unía a su juventud, personales virtudes y sólidos talentos.
El Partido Comunista en el “replanteo”, decidió llevar candidato propio y postuló para Alcalde al Sr. Albo Parra, Secretario General del P.C. en la localidad y líder batallador del mismo.

Alianza del Partido Liberal (PL) con el Partido Comunista (PC)

Mediante un pacto entre los ejecutivos de ambos partidos, a nivel del Municipio, se integró una coalición entre el Partido Liberal (PL) y el Partido Popular (PP) (que ya estaban puestos de acuerdo) y la coalición comunista (PC-PDR). Hasta ese momento el Partido Liberal, era la fuerza política más fuerte que existía en el municipio y se consideró entonces que su fuerza favoreciera la candidatura comunista.

Géminis publicaba en mayo de 1940 en su Sección Chufas y Comentarios lo siguiente:

Finalmente, las postulaciones para el cargo de Alcalde, según las últimas coaliciones quedaron de la siguiente forma:

A. PRC(A) y PAN: Benjamín Rodríguez
B. PAR y ABC: Dionisio Manuel Martínez
C. CND, PNR y PUN: Dr. José I. Torres O´Hallorans
D. PC, PL, PDR, y PP: Albo Parra

“…cuatro hombres honrados y decentes, el Sr. Albo Parra, maestro normalista y Secretario General del Partido Comunista en Santiago de las Vegas; Dionisio Manuel Martínez, Tesorero de la Administración Municipal; Benjamín Rodríguez, ex-Alcalde, joven revolucionario y vinculado al giro farmacéutico y el Dr. José I. Torres O’Hallorans, inteligente médico y Jefe Local de Sanidad.”
«Cuatro hombres que sintetizan los ideales de once partidos políticos, empeñados en dotar al Municipio de Santiago, de un Alcalde Modelo…»

»…Como vienen trabajando los candidatos alcaldicios es prueba evidente de la buena fe que realmente tienen de servir al pueblo, y dada la honradez y la hombría de bien de los mismos, no dudamos ni por un momento que cualquiera de ellos que resulte electo por el voto popular, cumpla al pueblo su programa ofrecido en la campana electoral.»
Sin embargo, ya a la altura del mes de mayo de 1940, se perfilaba claramente que se impondría la segunda corriente de pensamiento y por lo tanto se enfocaban los análisis en los candidatos de mayores posibilidades: Benjamín Rodríguez y Dionisio Manuel Martínez.

Ya el 15 de junio, a un mes de las elecciones, estas eran las valoraciones que aparecían publicadas en la prensa local:

«Benjamín Rodríguez
»La personalidad de Benjamín Rodríguez es más revolucionaria que política, por lo que es necesario concederle mayor acierto en aquellas cuestiones que en estas. Alcalde “de facto” durante el período del predominio “Grausista”, dejó loable constancia de su plausible actuación con la rebaja al 6 % del tipo contributivo. Como político, pertenece a la clasificación de los “nuevos’ que sobrevino, después del 12 de Agosto de 1933, en abierta contraposición a la de los “viejos” de la jungla infecta de la tradicionalidad.
»Amigo dilecto de Grau, compartió con el Líder Máximo del Autenticismo duras y penosas horas en el exilio, allá en Miami, torturado por la noble nostalgia de la Patria cercana y de aquella “burocracia bohemia” que ellos implantaron desde el Poder.
»..........Cuando lo esperábamos que surgiera como indiscutible candidato a un Acta de Representante por su Partido, nos da la sorpresa de presentarse aspirando a la Alcaldía Municipal del Término. Aspira, pues, a alcanzar por medio de la consulta popular lo que ayer adquirió merced a un Decreto.
»Lo apoyan dos partidos, uno grande y otro chiquito…. Con los cuales suena coger los mangos bajitos.
»Sumados los votos de su Partido a los que alcanzara el atómico P.A.N. de Vergara, parece marchar hacia 1978 votos, pero considerando ciertas discrepancias sargenteriles y dudando que él pueda obtener a favor de su candidatura los votos que el magnetismo de Grau obtuvo para el Partido, en lo municipal, nos atrevemos a valorarle su pujanza en unos 1900 votos con PAN y todo………!
«Dionisio Manuel Martínez 
«Candidato de Acción Republicana, es, por su habilidosa mano izquierda, por incansable tesón combativo, por las maduras experiencias de sus luchas pretéritas, sin duda alguna, el más equilibrado y el más temible de los Candidatos que aspiran a la Alcaldía Municipal.
»Obtuvo la postulación como premio de méritos que nadie le pudo regatear con ventajas, en un gesto de valiente rebeldía de la Asamblea Municipal del Partido y es un acierto, y es la primera feliz creación del pulquérrimo y jacarandoso PACO-TILLA .
»Nos luce un candidato fuerte y vigoroso, de personalidad robusta y de gran arraigo político, pese a su perfil puntiagudo de romántico en derrota. Lo respaldan muchas cosas notables: Un Partido que obtuvo 1315 sufragios en la última consulta y otro que alcanzó 280; el Dr. Ramírez y la “zaydinesca” habilidad del Dr. Cremata : el Trust del Cerebro y la gloriosa sargentería del Ramirismo extinto; la felina y dinámica movilidad de Teteté “Cuentamillas” y la sonrisa sempiterna y optimista de Eusebio Molier.
»No obstante los 1,595 votos que produjo esta balumba de cosas prodigiosas, nosotros lo estimamos capaz de rayar en los 1900 y nada más; porque una cosa sería el Dr. Ramírez como candidato a la Alcaldía Municipal del Término y otra el que ponderan las notables décimas de Díaz y de Agrippa.»
Como se aprecia por estas valoraciones, la lucha estaba muy reñida. No se daba ninguna posibilidad a los otros dos candidatos.

La elección. Julio 14 de 1940

El resultado de la votación individual por cada partido en las elecciones municipales de julio 14 de 1940 fue el siguiente:

Total de Votos emitidos por los Partidos en la Boleta Municipal para Alcalde y Concejales
Partido Revolucionario Cubano Auténtico (PRC-A) ... 2556 votos
Partido Acción Republicana (PAR) ... 1978
Partido Comunista (PC) ... 966
Conjunto Nacional Democrático (CND) ... 686
Partido Unión Nacionalista (PUN) ... 618
Partido Nacional Revolucionario (Realista) (PNR) ... 584
Partido Liberal (PL) ... 445
Partido ABC (ABC) ... 341
Partido Agrario Nacional (PAN) ... 89
Partido Demócrata Republicano (PDR) ... 75
Partido Popular (PP) ... 40
Columna en Blanco ... Ninguno

El resultado de la votación para Alcalde fue la siguiente:

PRC(A) y PAN ... 2645 votos para Benjamín Rodríguez
PAR y ABC ... 2319 votos para Dionisio Manuel Martínez
CND, PNR y PUN ... 1888 votos para Dr. José I. Torres O´Hallorans
PC, PL, PDR, y PP ... 1526 votos para Albo Parra

Como se aprecia resultó triunfador el candidato de la coalición PRC (A) y PAN, el Sr. Benjamín Rodríguez Camero.

Sr. Benjamín Rodríguez Camero
Foto de 1940-41
Total de electores registrados con derecho al voto: 10282
Total de electores que ejercieron el sufragio: 8378
Abstenciones: 1904

El abstencionismo fue del 18,5 %, inferior al alcanzado el año anterior en las elecciones a delegados de la Asamblea Constituyente que fue del 30 %.

Los 15 Concejales electos figuran a continuación, señalando el Partido a que corresponden:

AUTÉNTICOS (5)

1. Sr. Armando González García
2. Sr. Félix Carreño Alfonso
3. Sr. Bernardo González Viera
4. Sr. Pedro O. Vichot Guzmán
5. Sr. Máximo Solís Castillo

ACCIÓN REPUBLICANA (4)

6. Sr. Ángel Cremata Cortada
7. Sr. Manuel Galdo Rodríguez
8. Sr. José León Más
9. Sr. Manuel Mena Vichot

CONJUNTO (2)

10. Sr. Jesús Rivero Cueto
11. Sr. Pedro M. Encinosa Pérez

COMUNISTAS (2)

12. Srta. Herminia Rodríguez González
13. Sr. Eulogio Gutiérrez Vichot

PARTIDO UNIÓN NACIONALISTA (1)

14. Sr. Luís González González.

PARTIDO REALISTA (1)

15. Sr. Víctor Rodríguez Alfaro.

Como puede apreciarse, de los 15 Concejales electos, solo 5 pertenecían al PRC (Auténtico) por lo que el nuevo Alcalde tendría que llevar adelante su gestión de Gobierno en minoría de 1/3 en la Cámara Municipal.



En el grabado aparecen: Benjamín Rodríguez Camero, Alcalde Municipal; José León Más, Presidente del Ayuntamiento; Víctor Rodríguez Alfaro, Secretario; y los Concejales Armando González García, Bernardo González Viera, Manuel Galdo Rodríguez, Félix Carreño Alfonso, Pedro Octavio Vichot Guzmán, Máximo Solís Castillo, Herminia Rodríguez González, Luís González González, Eulogio Gutiérrez Vichot, Jesús Rivero Coto, Manuel Mena Vichot, Ángel Cremata Cortada y Pedro M. Encinosa. Todos ellos fueron elegidos por el voto popular en las elecciones de 1940. La foto data de 1943.

Pero, realmente ¿qué pasó?

El pacto de los liberales con los comunistas resultó en un rotundo fracaso, al aceptar el Partido Liberal que el candidato de su coalición fuese el Sr. Albo Parra, Secretario General del Partido Comunista en Santiago de las Vegas y relegar a su líder indiscutible en el Término, Sr. Gerardo Castro Martínez.

Para el momento en que se sucedieron estos hechos no tenía el Sr. Albo Parra el carisma y el reconocimiento popular que tenían los otros tres candidatos: Benjamín Rodríguez, Dionisio Manuel Martínez y José I. Torres O´Hallorans. O sea, que en un análisis a primera vista, el Sr. Parra, atendiendo a la segunda corriente de pensamiento que circulaba entonces en el Término, no tenía la más mínima oportunidad de triunfo.

Sin embargo el programa que presentaba esta coalición era lo suficientemente estructurado como para, de imponerse la primera corriente de pensamiento, tuviere posibilidades de triunfar, a lo cual se sumaba además, la proyección numérica de los votos alcanzados en las elecciones para la Constituyente.

Más aun, el Sr. Parra en comparación con el Sr. Castro Martínez tampoco tenía el brillo necesario y todo ello provocó que los seguidores de los liberales aplicaran un "voto de castigo" contra su Partido, que además había venido debatiéndose en una lucha intestina por demasiado tiempo.

Eso ya se había observado durante las elecciones de noviembre de 1939 donde este Partido logró 2100 afiliaciones pero solo obtuvo 978 votos para la Asamblea Constituyente. En la reorganización de diciembre de 1939 su factor mermaba con relación a sus 2100 afiliaciones, pero tocó fondo, en las elecciones de julio de 1940, donde prácticamente el Partido Liberal, que hasta entonces había representado la voz popular en el Municipio fue prácticamente anulado, llegando al extremo de que no logró ni un solo Concejal en la Cámara Municipal.

El Partido Demócrata Republicano (PDR) había obtenido en las elecciones para la Constituyente 385 votos y en las municipales generales del 14 de julio solamente obtuvo 75 votos.

Es evidente que el pacto de esos dos partidos con el Partido Comunista (PC), provocó la caída de ambos.

De manera que los votos de los liberales fueron a parar básicamente a manos de los dos candidatos que mayor impacto producían sobre la población y que mejor personalidad proyectaban, con independencia del contenido propio de sus programas electorales, es decir, fueron a las manos de Benjamín Rodríguez y de Dionisio Manuel Martínez.

Géminis en un comentario agudo expresaba:

«El análisis con relación a las elecciones para la Constituyente revela que la votación comunista se manifestó con algún aumento.

»Paralelo al descenso liberal, se advierte el auge de la votación de “auténticos”, “acción republicana”, “conjunto” y “realistas”.

»El Dr. Torres, candidato de Conjunto, Realistas y P.U.N. procede de la extracción liberal aunque dicho partido no lo llevaba.

»El pacto de esos Partidos con el comunismo que nadie osara negar ante los hechos que mereció el repudio de sus afiliados, trajo como consecuencia la caída de ambos. Y el auge de la votación auténtica y de Acción Republicana, digan lo que digan. Esto es la única verdad!

»Si el liberalismo hubiese llevado su candidato histórico, joven y con simpatías en todos los sectores, el resultado tal vez no fuera el que hemos palpado.

«La política no es juego de azar. Es ciencia. Y los errores suelen pagarse muy caros en sus aventuras».

Nota: Se ha respetado la ortografía y contenido de los textos originales que se han trascripto.

Fuentes consultadas:

1. Acevedo Ávalos, Arturo. “14 de julio de 1940”. El Debate, Año I, No. 2, 30 de mayo de 1940.
2. Chufas y Comentarios. Géminis, 2a. época, Año II, No. 8, mayo de 1940.
3. “El pueblo espera lo ofrecido por ustedes”. El Debate, Año I, No. 4, 7 de julio de 1940.
4. ¡Hombres no, Programas!, Géminis, 2a. época, Año I, No. 3, diciembre de 1939.
5. “La jornada del 15 brumario”. Géminis, 2a. época. Año I, No. 2, noviembre de 1939.
6. “Las elecciones”. Editorial de El Debate, Año I, No. 1, 15 mayo 1940.
7. “Las elecciones para la Asamblea Constituyente.” Géminis, 2a. época, año I, No. 2, noviembre de 1939.
8. “Política de Amigos”. Géminis, 2a. época, Año II No. 6, Marzo de 1940.
9. “Postulaciones para la alcaldía”. Géminis, 2a. época, año II No. 4, Enero de 1940.
10. “Resultado municipal de los comicios del domingo 14 de julio”. Géminis, 2a. época, Año II No. 10, julio de 1940.
11. Torres, José O., “Opinando Casi. Auténticos contra republicanos”. El Debate, Año I, No. 1, mayo 15 de 1940.
12. Torres, José O., “Opinando Casi. Benjamín Rodríguez y Dionisio Manuel Martínez”. El Debate. Año I, No. 3, 15 de junio de 1940.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Bienvenido! En este espacio podrá publicar sus propios comentarios, recuerdos y anécdotas. Recuerde siempre poner su NOMBRE Y APELLIDO y su dirección de E-MAIL para que otros santiagueros se puedan comunicar con usted.