jueves, 4 de abril de 2019

Santiagueros connotados: Juan Francisco "Panchón" Herrera Villavicencio

Compilación y redacción: Ing. Arsenio J. Alemán Agusti | Santiago de las Vegas

Panchón en 1961
Juan Francisco Herrera Villavicencio, conocido por muchos con el apelativo de Panchón, nació en Santiago de las Vegas el día 16 de junio de 1934.

Procede del seno de una familia santiaguera humilde y honesta.

Comenzó Panchón en el béisbol organizado a los 15 años, jugando en su pueblo natal con los juveniles de El Telar bajo la dirección de Miguel Ángel Chacho Pozo.

Derecho (batea y tira con esa mano), con sólo 18 años, fue contratado para jugar con los Monarcas de Kansas City en la Liga Negra Americana, en los Estados Unidos. Allí nació su cadena de triunfos destacándose por sus condiciones y calidad.
Durante los dos años que permaneció en ese lugar, aprovecha el tiempo estudiando con gran empeño el idioma inglés, lo que contribuyó a darle más facilidades para el logro de sus aspiraciones.

De los Monarcas de Kansas City pasó al Syracuse de Nueva York y de ahí al Miami en Florida, siempre conquistando nuevos triunfos.

Le tortura el anhelo de jugar pelota profesional en su patria y en el año 1954 se le proporcionó la oportunidad de ser probado por el Club Almendares el cual no lo acepta como jugador.  El rechazo del Almendares le provocó una gran nostalgia, la que logró disipar con un gran esfuerzo de su parte y los estímulos y buenos consejos de su señor padre y de amigos allegados.

Pero todo no estaba perdido. Un gran amigo y un gran cubano, el distinguido periodista Fausto Miranda con sus buenos oficios logra que el Sr. Miguel Ángel González, propietario del Club Habana, lo someta a prueba y éste le admite en la reserva de su Club, estimando que aunque poseía magnificas condiciones aún era muy joven y por tanto estaba carente de experiencias para asumir mayores responsabilidades.

En ese mismo año, dos o tres juegos después de haberse iniciado el campeonato, Panchón fue llamado para cubrir como regular la primera base del Club Habana, conquistando triunfos de gran resonancia que lo hizo un favorito de los fanáticos de su Club, y que le valieron para ser contratado en 1954 por los Phillies de Philadelphia, que lo ubicaron en sus ligas menores.

En septiembre 24 de 1955 contrajo matrimonio con la santiaguera Carmen Calderón, de cuyo matrimonio tuvieron tres hijas, constituyendo una bonita y feliz familia.       

En 1956 Panchón recibe un homenaje organizado por el claustro de profesores de la Escuela Pública No. 4 de Santiago de las Vegas, que por aquel entonces dirigía el Dr. Roberto García Coto. Veamos como lo recogía la revista Antorcha:

«El homenaje de reconocimiento al vigoroso e inteligente pelotero, tuvo como marco la "Semana del Atleta" que la referida Escuela continuando sus pasos fervorosos de identificación con todas las actividades de la comunidad local y yendo además hacia el cumplimiento de su cabal función en la formación de verdaderos ciudadanos, que de esa manera se van adentrando en las hondas palpitaciones de cuanto signifique interés, en todos los órdenes, tanto de tipo social, como espiritual y humano.

»Como era de esperarse, el homenaje revistió la sencillez característica que siempre adornan a todos los actos del magisterio.

»Reunidos en el seno acogedor del plantel, Inspectores, maestros, discípulos, periodistas, familiares y público en general, al unísono, en pensamiento y acción, hicieron patente su congratulación al joven Frank, siempre sencillo, cordial y afable.

»El Director de la Escuela, el distinguido doctor Roberto García Coto, emocionado, ofreció la bienvenida al popular deportista, así como a los familiares y demás personalidades presentes, explicando sintéticamente los motivos por los cuales se le estaba rindiendo aquel homenaje a un destacado santiaguero, que había sabido por su constancia y su inquebrantable voluntad alcanzar prominente lugar en el baseball cubano, llevando el nombre glorioso de nuestra Patria, hacia los países de América envuelto en la aureola de sus triunfos.

»Las palabras de presentación del homenajeado estuvieron a cargo de la profesora del plantel, Antonia García Cabello de Fina, quién hizo una incursión a través de los años deportivos del destacado player señalando sus vicisitudes, sus luchas y sus triunfos.

»El inteligente niño del cuarto grado Eliseo Matos, con dulce y emocionada voz pronunció unos emotivos versos intitulados: "A PANCHÓN HERRERA", de la inspiración de la profesora Antonia García Cabello de Fina que hicieron palpitar de gozo al modesto pelotero que no pudo evitar acaso que la emoción humedeciera sus pupilas. La tierna voz infantil, la cadencia de los versos, la presencia de la madre y de la esposa, la alegría de la grey infantil que lo vitoreaba, rebosante de felicidad, habían emocionado profundamente su corazón.

»El Director del Plantel, doctor García Coto, con palabras plenas de satisfacción hizo entrega solemnemente al homenajeado, de un bellísimo Diploma de Honor.

»Al recibir el honroso pergamino, el player Frank Herrera se desbordó en emocionadas frases de profunda gratitud.



















»Las palabras finales del acto estuvieron a cargo del Dr. Eladio J. González, Inspector Escolar del Distrito el que expuso a los presentes la complacencia de la inspección escolar por aquel acto ofrecido a un destacado deportista de la localidad, que tantos méritos aportaba y que tanta gloria había dado al baseball cubano a pesar de sus cortos años y que además era un virtuoso y esforzado ciudadano, de grandes méritos que se había forjado a puro esfuerzo y sacrificio.

»Al terminar el acto los niños fueron obsequiados por el pelotero Frank con varias pelotas firmadas por los integrantes del Club Habana, las que se sortearon entre todos.

»Acto seguido se sirvió un exquisito buffet entre los asistentes».

Tiene sólo 22 años y el camino que se abre a su porvenir es ancho y hermoso. Todavía le aguardan muchos días de gloria, si se tienen en cuenta las condiciones que en torno a él se agrupan: condición física, inteligencia, tenacidad, espíritu de sacrificio, temple moral y hombría de bien.

Como prospecto estuvo en 1957 con los Marlins de Miami en la Liga Internacional, en la cual fue considerado uno de los integrantes del mejor infield en dicha liga, en la que algún periodista resaltó que el infield integrado por él, Woody Smith, Mickey Micelotta y Bobby Young “hacían jugadas que los Phillies no podían hacer”. Ese año en la liga Profesional de Cuba, jugó para el Club Cienfuegos, como primera base.

Debutó en las grandes ligas el 15 de abril de 1958 para los Phillies de Philadelphia. Panchón fue el primer afrolatino en jugar con los Phillies. Jugó con ellos la temporada de 1958 y posteriormente la de 1960—1961.

Obtuvo el Most Valuable Player Award (Premio al Jugador más Valioso) en 1959 en la Liga Internacional. Obtuvo la Triple Corona (Champion Bate, Champion en Jonrones y Champion en Carreras Impulsadas).

Integró el equipo todos estrellas en las temporadas de 1952, 1953, 1954, 1957, 1958, y 1959.

1960 fue el año más productivo para Panchón en las grandes ligas. Conectó 17 jónrones y bateó para .271 en la temporada.  También fue ese año el líder de ponches con 136 en la Liga Nacional.

El rendimiento de Panchón cayó drásticamente después de 1960. En 1959 sufrió la fractura de una pierna. Luego de su rehabilitación se reincorporó al juego pero, resentido por la lesión de su pierna, tuvo dificultades cada vez más crecientes que al final dieron al traste con su carrera deportiva.

Su última aparición en las grandes ligas fue el 1º de octubre de 1961 con los Phillies de Philadelphia. Nunca más volvió a jugar en las grandes ligas después de la temporada de 1961.

En su paso por las grandes ligas tuvo un promedio de bateo de .271; en 975 veces al bate conectó un total de 264 hits, 31 jónrones y acumuló 128 carreras impulsadas.

En 1962 jugó con los Bisontes de Buffalo en la División Triple A de la Liga Nacional y también en México. Jugó por otros 7 años en las ligas menores de béisbol antes de retirarse en 1969 aunque continúo jugando esporádicamente hasta 1974.


Homenaje del Banco Garrigó a Panchón Herrera.
Imagen de la colección de José Ramón Garrigó.

Después de eso fue manager tanto en la Liga Mexicana así como en la Liga del estado de la Florida.

Trabajó con la Cuban Association Clinic (CAC) por 22 años, brindando cuidados de salud y apoyo personal a ancianos cubanos.

En 1997 fue exaltado al Salón de la Fama del Béisbol Cubano en los Estados Unidos.

Panchón fue el primer santiaguero en jugar en las grandes ligas del béisbol profesional norteamericano.

Muere el 28 de abril de 2005, a los 70 años en la ciudad de Miami, Estados Unidos.

A Panchón Herrera
por Antonia García Cabello de Fina
Hoy nuestra Escuela se llena
de una gran satisfacción,
pues rendimos homenaje
a un atleta santiaguero
a quien cariñosamente
todos llamamos "Panchón".
Es un player de primera,
un pelotero de talla,
que muy pocas veces falla,
y cuando la situación
de su Club es muy precaria,
da un fenomenal jonrón
que vuela todas las vallas,
arrancando una ovación
de la gran fanaticada.
Francisco Herrera es orgullo
de nuestra bella Ciudad,
muy pronto será una estrella
que muy alto brillará
y con resplandor de astro
el cielo de los deportes
seguro que esplenderá.
Hoy todos los santiagueros
a Dios pidiéndole están
que continúe sus triunfos
y que el beso de la gloria
su frente venga a alumbrar.
Santiago de las Vegas.
"Semana del Atleta de 1956" 
Fuentes consultadas:

1. Cuban Beisbol: Hall of Fame en www.cubanbeisbolblogspot.com, consultado el 26 de enero de 2019.
2. García Cabello, Antonia."A Panchón Herrera". Poema. En Revista Antorcha, Año XI, No. 4, Febrero 29 de 1956.
3. Herrera Francisco: Legends of the Negro Leagues en www.baseballinlivingcolor.com consultado el 26 de enero de 2019.
4. Internacional Baseball League en https://en.m.wikipedia.org consultado el 26 de enero de 2019.
5. Pancho Herrera en www.baseball-reference.com consultado el 26 de enero de 2019.
6. Pozo, Miguel Ángel. “Historia del Béisbol en Santiago de las Vegas 1886-1970”. Imprenta “19 de Abril”. Santiago de las Vegas, Cuba. 1971.
7. Suárez Figueredo, Herminio. "Homenaje a Panchón Herrera", Revista Antorcha, Año XI, No. 4, Febrero 29 de 1956.
8. Un santiaguero que triunfa. Revista Antorcha. Año XII, No. 11, Septiembre de 1957.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Bienvenido! En este espacio podrá publicar sus propios comentarios, recuerdos y anécdotas. Recuerde siempre poner su NOMBRE Y APELLIDO y su dirección de E-MAIL para que otros santiagueros se puedan comunicar con usted.