jueves, 23 de mayo de 2013

Detalles del recuerdo

por Ela María Díaz Gravier | Miami, Florida

Hace muchísimos años, cuando era una niña chiquita, cuatro o cinco años, me fascinaban las burbujas de jabón, las cuales yo llamaba "globitos" y es así como se les llaman. Todavía a estas alturas de mi vida me gustan, se las hago a mi nietecito y éste se alborota queriéndolas hacer él.

Siempre que mi mamá iba a las tiendas de la Habana, yo le pedía que me trajera un pomo de estas burbujitas, las cuales vendían en una tienda llamada El Ten Cent.

Los hermanos Díaz Gravier: Herminia, Ela y José Ignacio en Santiago de las Vegas.
Al llegar mi mamá con mi tesoro, me arrebataba y comenzaba mi juego: me hacían feliz aquellas burbujas de jabón, unas grandes, otras chiquitas, me fascinaba su transparencia y me preguntaba ¿por qué se explotarían? ¡Eran tan lindas! Así pasaban dos o tres días con mi pomo de globitos, observándolos, hasta que el pomo de espuma se acababa.

Yo veía muchos muñequitos en aquella epoca; no existía el televisor a colores, éstos eran antiguos, pero me gustaban mucho, sobre todo éste, del cual voy a contarles uno en particular..

Recuerdo muy bien el munequito del viejo campesino, de gran barba blanca, calvo y cantor. En su granja este pobre siempre acababa sufriendo las maldades que le hacían sus propios animalitos.

Recuerdo uno muy especial, el viejo campesino cogió una escalera y se subió al techo de su casa y con una cachimba y un recipiente de espuma hizo un globo gigantesco. El viejo contentísimo se sube arriba del globo y empieza a viajar en él, qué lindo se veía todo, pues el globo subía y subía, pero como es natural, éste al cabo de un ratico explota y el viejo cae al suelo viendo las estrellas. Naturalmente en los muñequitos todo el mundo se curaba en un abrir y cerrar de ojos.

Yo me decía, si pudiera montarme en una burbuja de las que yo hago que bueno sería, en fin pensamientos y deseos de una niña chiquita.

Ygnacio Iglesias Díaz haciendo "globitos".
Recuerdo tener trece años y en ese tiempo estuvimos sin escuela varios meses, fue cuando Playa Girón. Yo me pasaba el día asustada, oyendo comentarios que me hacían sufrir mucho, a pesar de mis cortos años. Entonces se me ocurrió una idea, la cual me podía distraer para no pensar en cosas desagradables y matar mi ansiedad y tristeza.

Busqué tres pomos grandecitos y los llené de agua, les eché un polvo de lavar que se llamaba Ace o Fab, los revolví y enseguida hicieron espuma, quise hacer un experimento. A un pomo le eché mercurocromo, al otro azul de metileno y al último violeta gensiana. Busqué un alambre fino en las herramientas de mi abuelo, quien siempre tenía de todo, e hice los palitos y al final de éstos los doblé para hacerle un hueco bien grande, quería ver si los globitos me salían..

Para mi asombro los globitos me salían chiquitos, pero rojos, azules y morados, sin perder su transparencia. Casi me pasaba el día entero en ese proceso, hasta coger práctica, y me empezaron a salir gigantescos, preciosos con sus tres colores.

Me gusta pensar mucho y recuerdo muchas cosas desde que era chiquita y he llegado a esta conclusión, hace años que llegué a ella y es la siguiente:

Pienso que las almas del cielo que son santas han de ser tan transparentes como mis preciosas burbujas de jabón, hermosas a los ojos de su creador pero diferentes a mis globitos, ya que a pesar de su aparente fragilidad son fuertes y eternas como hubiera querido yo que mis globitos fueran.

—Mayo 5 del 2013

8 comentarios:

  1. El paso del tiempo es por cierto inevitable pero ... las experiencias y vivencias del pasado nos marcan para siempre ... "DETALLES DEL RECUERDO" ... nostálgica e infantil evocación de una niña santiaguera ... Ela Maria Diaz Gravier ... nuestra amiga ... "Elita" ...
    Bello y evocador artículo, de esta amable amiga y coterránea nuestra... Elita ... Congratulaciones ...

    ResponderEliminar
  2. Que infancia tan sencilla e inocente la de los niños y niñas que como yo en nuestro Santiago de las Vegas nos entreteníamos con burbujas de jabon o con aquellos muñequitos en blanco y negro de Popeye o Betty Bup por citar dos. Hoy dia todo ha cambiado y hay que tener esos nuevos juegos de Internet pero bueno nosotros (as) disfrutamos mucho, muy bonito este articulo de Elita, la felicito. Lucia Alvarez desde Madrid.

    ResponderEliminar
  3. Pocas veces he leído un recuerdo tan lindo... Los recuerdos de la señora Díaz Gravier de esos globitos llenos de magia, me hacen recordar la inocencia de la niñez, cuando unas burbujas de jabón nos bastaban para ser felices y podíamos maravillanros ante algo tan sencillo, pero, como revela la autora al final de sus recuerdos, cargado de significados. Me ocnmovió mucho la conexión que ella establece entro sus globitos y las almas "fuertes y eternas" de nuestros seres queridos.
    Gracias por compartir una historia tan linda como sus globitos, y tan duradera como las almas.
    Giselle

    ResponderEliminar
  4. Gracias amiga por tan linda historia de los
    recuerdos de tu niñez, que compartimos y
    disfrutamos, porque mas o menos todos hemos
    sentido ilusiones parecidas, añorando nuestras
    vidas sanas y felices de la niñez en nuestro
    inolvidable pueblo Stgo. de las Vegas.
    Eddy Gonzalez.

    ResponderEliminar
  5. Después de los comentarios de Carlos, Lucía, Giselle y Eddy sobre los recuerdos de la niñez y juventud de Ela María que todos disfrutabamos
    por igual, sólo me queda por decir que es una linda historia grabada en nuestras mentes. Yo también jugaba con los globitos, nunca se me ocurrió darle color al agua, ¡idea genial!
    Felicidades Elita!
    Escribió: A. Roger Balbi Barceló

    ResponderEliminar
  6. Ela este comentario tuyo como siempre muy lindo,que diferencia a los juegos de hoy en día entre tantos electrónicos que. No dejan que los niños den rienda suelta a esos sueños tan inocentes,no había nada más bonito que dejar volar la imaginación.....continúa tu relatando tus sueños que los disfruto mucho. Betty

    ResponderEliminar
  7. Ela María Díaz Gravierjueves, mayo 23, 2013 3:03:00 p. m.

    A todos los que han leido y disfrutado mis recuerdos infantiles, les agradezco profundamente y sobretodo al Sr. Carlos Valiente, ilustre santiaguero que tuvo la delicadeza de publicarmelo en nuesgtra querida revista de Santiago de las Vegas en linea. Gracias mil.
    Ela Maria Diaz Gravier.Elita)
    Elita

    ResponderEliminar
  8. Elita me encanto lo que escribiste en Stgo de lasVegas en linea

    ResponderEliminar

¡Bienvenido! En este espacio podrá publicar sus propios comentarios, recuerdos y anécdotas. Recuerde siempre poner su NOMBRE Y APELLIDO y su dirección de E-MAIL para que otros santiagueros se puedan comunicar con usted.