sábado, 29 de diciembre de 2012

Armando, "El Gran Bruto"

por Adolfo Roger Balbi Barceló | Miami, Florida

"Los momentos que siempre recordaremos,
llegan de repente, sin hacer ruido"
—Craig Nova, novelista estadounidense
Prólogo

Al ver la primera foto de "El Patio Sevillano" publicada recientemente en este sitio, me vino a la mente la imagen de Armando García, cuyo segundo apellido era Méndez. Iba a escribir mis recuerdos de juventud sobre el famoso patio y su creador, cuando al siguiente día, sábado 24 de noviembre, Leonardo Gravier me sorprendió con su detallado artículo sobre este acontecimiento.

El Patio Sevillano del Club Atlético Santiago.
Armando García Méndez

A Armando lo conocí siendo yo niño. Fui su vecino en la cuadra donde vivíamos, calle 6 entre 5 y 7; su residencia estaba situada en la acera del frente a la mía.

Su familia estaba integrada por sus padres y seis hermanos. Su padre, de origen español, natural de Luarca en el Principado de Asturias, ejercía en Cuba como profesión la de escogedor de tabaco. Su nombre: José Ramón García Méndez, casado con María Bonifacia Méndez Baeza, la madre, oriunda de Santiago de las Vegas.

1952: Acto cívico en el C.A.S. A la derecha de pie con camisa de manga corta aparece Armando "El Gran Bruto", detrás del orador, Francisco (Panchito) Simón.
Sus hermanos eran cuatro varones y dos hembras. El mayor de los hermanos se llamaba Mario, seguido por  Fidencio, Javier y Evidio; sus hermanas, María del Carmen, llamada cariñosamente "Cuca" y Aleida, la menor de todos ellos.

Debo agregar, en esta corta historia familiar, que su hermano Evidio García Méndez tuvo un espacio en la residencia convertido en sala de peluquería, donde atendía a una numerosa clientela femenina, lo cual lo hizo muy conocido en el pueblo. Años más tarde se estableció en la calle 2 entre 9 y 11. Su ayudante lo era su esposa Matilde.

Continuando comentando sobre Armando, efectivamente, como explicó Leonardo, él se puso como sobrenombre "El Gran Bruto", cosa que en realidad no lo era, puesto que intelectualmente tenía todas las características de ser una persona inteligente y creadora. Bruto sí, considerando lo trabajador y luchador que era, sobre todo, haciendo trabajos fuertes.

Armando, como menciona Leonardo, fue empleado en el establecimiento de víveres llamado "La Complaciente" de Lisardo Fernández, respetado por éste por su eficaz y tenaz cumplimiento en su labor diaria.

En las tardes libres del trabajo cotidiano, se iba en su bicicleta, la que tenía un carro lateral donde cargaba sus herramientas, a trabajar en el jardín de los esposos Justo González y Luisa García Acosta, en el Reparto Ampliación de Mulgoba. Este matrimonio estaba vinculado con él pues eran concuño y cuñada de su hermano Mario. Además de la jardinería, Armando era muy capacitado para realizar labores de plomería y carpintería.

Armando realmente tenía una obsesión por la creación del Patio Sevillano; su esposa Ana Holmín Oliva así lo expresaba, y los allegados a él lo reafirmaban. Su tiempo de descanso se lo donaba a su obra, lo que le ganó la admiración de cuantos asistían a este lugar.

Su esposa Ana vivía frente a su casa, lo que motivo que se enamoraran y se casaran, de cuyo matrimonio tuvieron un niño al que nombraron igual a su padre, pero cariñosamente le decíamos "Armandito". Recuerdo que cuando tuve mi primer automóvil, 1950, yo le daba un corto paseo por el barrio a Armandito; éste, diariamente lo esperaba. Tanto él como su mamá Ana viven aún en la misma casa en Santiago de las Vegas. También lo está su hermana menor, Aleida.

Sobre los muñecos de trapo confeccionados con sacos inutilizados rellenos con paja, éstos los hacía en el patio de su casa, según me comentó su sobrino José "Billito" García, residente en España, para la "Quema de Judas", popular tradición que se efectuaba el Domingo de Resurrección en la esquina del Ayuntamiento (calles 11 y 6). El muñeco se rellenaba con pequeños cohetes pirotécnicos que al explotar hacían gran algarabía.

Armando, según cálculos estimados por su cuñada, Dalila Holmín Oliva de Acevedo (residentes ambos aquí en la ciudad de Miami), nació en Santiago de las Vegas el día 5 de junio de 1907 y falleció en la misma ciudad el 22 de noviembre de 1962 a la edad de 55 años, hace poco más de 50 años.

He aquí mi relato histórico de este santiaguero, Armando García Méndez, como muchos que tuvieron acciones creativas para el disfrute de sus conciudadanos.

Antes de terminar, debo mencionar que estoy a la espera de recibir, de parte de un familiar suyo, una foto donde se pueda apreciar mejor su imagen. Tan pronto esto sea, se publicará.

Miami, diciembre 15 de 2012

6 comentarios:

  1. ARMANDO "EL GRAN BRUTO".....Roger Balbi Barceló......Breve y detallada biografía de un sencillo y laborioso hijo de Santiago de las Vegas que, como muchos otros de nuestra historia, fue parte importante de aquellos que,... aún actuando de una manera humilde y casi anónima, ... siempre se destacaron por lograr el progreso y bienestar de nuestro querido Santiago en su época de oro....ARMANDO GARCIA MÉNDEZ.....Armando el de Lisardo......"El gran Bruto"... creador de "El Patio Sevillano" del Club Atlético Santiago........Mis felicitaciones a Roger Balbi Barceló,....amigo y compañero de nuestro Equipo Editorial, por tan bello como detallado artículo.....CVR.

    ResponderEliminar
  2. Gracias a Adolfo Roger Balbi por completar en mi memoria la presencia de aquel buen hombre: Armando García Méndez, a quien yo sólo conocía como Armando "el Gran Bruto". Por sus incansables gestiones, todos en Santiago pudimos disfrutar del Patio Sevillano y del espectáculo de la quema de los muñecos de saco. ¡Qué mini-biografía más completa!

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante y rica biografía. Ojalá se publiquen más como ésta, para darnos la oportunidad, a aquéllos que éramos muy pequeños en la época dorada de Santiago, de conocer a algunos de sus ciudadanos más sobresalientes.
    Me gustaría conocer un poco más, por ejemplo, de Gerónimo, el limpiabotas que tenía su silla en el portal de la bodega de Emilio "El chino", al lado de la barbería de Quino. Qué tiempos aquéllos...
    Giselle

    ResponderEliminar
  4. Saludos a todos, me siento feliz con esta publicación, la cual estuve esperando hará varias semanas, cuyo tiempo, nada más justo, fué dedicado a esta época navideña.
    Gracias le doy al amigo José Alberto, el cual se disculpó por la demora en su publicación, la que ya se efectuó.

    A los amigos Carlos y Leonardo, gracias también por sus elogios hacia mi persona por estos recuerdos revelados.

    Todos somos parte de esa vida histórica de nuestro amado pueblo: "Santiago de las Vegas"

    Adolfo Roger Balbi Barceló

    ResponderEliminar
  5. Santiago de las Vegas, mi pueblo que nunca podré olvidar, porque vive en mi corazón y en mi memoria, es por eso que todavía lo añoro bastante!...y para siempre!!!

    ResponderEliminar

¡Bienvenido! En este espacio podrá publicar sus propios comentarios, recuerdos y anécdotas. Recuerde siempre poner su NOMBRE Y APELLIDO y su dirección de E-MAIL para que otros santiagueros se puedan comunicar con usted.