lunes, 29 de marzo de 2010

"Maldades" santiagueras: El caso de los caballos desaparecidos

por Isabel Arce / Hialeah, Florida

Les voy a contar una de las "maldades" que Aiza Niellas y yo, Isabel Arce, hicimos en Santiago de las Vegas. Aiza vivía en la calle 15 entre 4 y 6, al lado de Miriam Méndez, y yo en 17 y 0.

Sucede que por Semana Santa estaban herrando dos caballos de nuestro pueblo en el patio de mi abuela por parte de padre, que era donde Juancito herraba caballos. No recuerdo los nombres de los dueños, pero sí recuerdo que nosotras les pedimos que nos los prestaran para dar una vueltecita, pues nuestros amigos Rolando el Flaco y Tata estaban montando caballo también, y nos invitaron a que consiguiéramos unos caballos y fuéramos con ellos.

Los dueños de los caballos no quisieron prestárnoslos, pero al cabo de un rato, caminando por la calle 6 y 11, vimos los caballos amarrados a un poste en la bodega de Lizardo. Aiza me dijo: "¡Mira quiénes están allí! ¡Los caballos que no nos quisieron prestar!" 

Decidimos que por no habérnoslos prestado, se los "robaríamos", y nos fuimos con Rolando y Tata hasta Bejucal por la carretera del Cacahual. Estuvimos como desde antes del mediodía hasta casi las 6 de la tarde. Por cierto, al volver a casa, se me desbocó el caballo y mientras más corría Tata para alcanzarme, más corría mi caballo, pues oía los cascos de su caballo sobre el asfalto y lo hacía correr más. A todas estas, Aiza, que se nos había adelantado y estaba arriba de una mata, al ver esto, se lanzó de la mata sobre el caballo como si fuera el Zorro, y al caer, el caballo se asustó y casi la tumba, pero ella se agarró de la crin del caballo y llego junto con Tata hasta que al fin me alcanzaron y pudieron pararlo.

Como era de esperar, los dueños de los caballos se imaginaron que habíamos sido nosotras quienes se los habíamos robado, y fueron hasta donde ellos herraron los caballos para hablar con mi padre, Indalecio Arce. ¡Imagínense con el genio que se gastaba mi padre!

Cuando llegamos a Santiago en la tarde, se los volvimos a amarrar donde mismo los cogimos frente a la bodega de Lizardo, y como dos buenas niñas que no hicieron nada malo, nos fuimos cada una para su casa, con la consigna de que cuando nos preguntaran donde habíamos estado todo el día, decir: Aiza en casa de Isabel e Isabel en casa de Aiza, y en cada una de las casas almorzamos y nos pasamos el día.

Yo no sé qué pasó con mi padre; parece que mi madre lo convenció que no fuimos nosotras, pues si no, ¡no estaría yo aquí haciendo el cuento!

5 comentarios:

  1. Ana Lydia Elías Córdovajueves, abril 01, 2010 11:04:00 a. m.

    Saludos a todos los Santiagueros, me llamo Ana Lydia Elias Cordova vivia en el Reparto Lidice, y me siento super alegre de ver este Website, me parece que voy caminando a La Secundaria, y pasar por La Dominica en la 11 y ver que pelicula estaban rodando en el Minerva, Que tiempos....., tenia muchas amigas pero puedo nombrar a Alina Martinez, a Edita Rodriguez Encinosa, Sonia Guerra Paz, Lucy, Moraima, Mimi, y bueno puedo seguir.....

    Recuerdo ese "boniatillo" de Florentino Diaz tio abuelo de mi madre y tantos recuerdos que me hacen volver a mi casi ninez en Santiago.

    Ahora mismo me iria a el Tropiquin a tomarme un helado.

    Mucha suerte a todos.

    Ana Lydia (Reparto Lidice)

    ResponderEliminar
  2. Ana Lydia, Yo tambien me tomaria un helado en el tropiquin, tenemos algun en comun Florentino
    es mi tio abuelo hermano de mi abuelo, por casualidad tu eres hija de Virtudes la prima de mi mama? Manolito Del Risco

    ResponderEliminar
  3. Soy Isabel Arce, y leyendo el comentario que hace Ana Lydia Elias Cordova referente a los boniatillos de Florentino Diaz, recuerdo que cuando yo era nina, pertenecia a la logia llamada "Esperancitas del Hogar" y en el emblema aparecian las letras F H B, en realidad no recuerdo que significaban esas letras, pero si alguna de las Esperancitas del Hogar de esa epoca pudiera leer esto, les recordara que como Florentino pertenecia a la logia de los hombres, y a veces nos iban a visitar y nos hablaban, tanto el como otros/as, nosotras deciamos que las letras querian decir que: F de Florentino - H de hace - B de Boniatillos.
    FLORENTINO HACE BONIATILLOS. Y por cierto, !que ricos eran esos boniatillos!.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

¡Bienvenido! En este espacio podrá publicar sus propios comentarios, recuerdos y anécdotas. Recuerde siempre poner su NOMBRE Y APELLIDO y su dirección de E-MAIL para que otros santiagueros se puedan comunicar con usted.