domingo, 22 de febrero de 2009

Estrella del cine mexicano en Santiago de las Vegas

por Erneys López Font / Santiago de las Vegas con Giraldo Raymond de Con / Gijón, Asturias Santiago de las Vegas en su particular historia tuvo el privilegio de recibir y agasajar a prominentes celebridades del campo de la ciencia, el deporte y la cultura. Hoy amablemente Erneys López Font nos hace partícipes de la visita a nuestro pueblo de todo un mito de la canción y el cine. Corría el mes de octubre de 1945 cuando el alcalde Benjamín Rodríguez Camero ("Mino") recibió con un brindis la visita de Jorge Negrete en nuestro ilustre ayuntamiento. El numeroso público, desbordado de gozo, no escondía su simpatía - sobre todo las féminas que tanto sentían por el galán de cine y cantor de rancheras, entre ellas las propias hijas del alcalde, Nieves y Mirta Rodríguez Pérez. Jorge Alberto Negrete Moreno había nacido el 30 de noviembre de 1911 en Guanajuato, México, hijo del teniente coronel David Negrete Fernández y Emilia Moreno Anaya. Siguiendo la tradición familiar ingresó en un colegio militar, graduándose con las más altas calificaciones de su generación. Allí aprendió a montar a caballo, habilidad de la cual haría gala interpretando al charro mejicano. En 1941 realiza el papel principal en ¡Ay Jalisco, no te rajes!, película que lo lleva a la fama internacional y lo convierte en una de las máximas figuras artísticas en América Latina (puede escuchar la canción y ver imágenes de la película más abajo). Poco antes de su visita a Santiago de las Vegas, la Cadena Azul de Cuba le había ofrecido al ya famoso actor cantar en sus canales radiofónicos en combinación con el Teatro Nacional. Fue tanto el cariño del pueblo cubano, que el presidente Grau San Martin acudió al teatro para aplaudirlo... y el humilde asentamiento que nacía al oeste de la línea del tren detrás de la Estación Experimental Agrónomica en Santiago de las Vegas, vino a llamarse nada menos que... Jalisco. Terminado su contrato, marchó a Puerto Rico, pero regresó a Cuba para dar conciertos benéficos para los damnificados del devastador ciclón de 1944. La imagen del charro, la moda del tequila y el mariachi se difundieron por el mundo gracias a la popularidad de Jorge Negrete, y Santiago también tuvo su día de gloria. Desconocemos si brindaron con tequila, pero de seguro se llevó el calor de nuestra gente.

2 comentarios:

  1. Consuelo Hernández Basabemartes, febrero 24, 2009 12:10:00 a. m.

    Yo también recuerdo la visita de Jorge Negrete a Santiago. Yo estaba parada si no me equivoco en la calle 13 entre 14 y 15, cerca de mi casa, cuando él pasó en un descapotable. Iba vestido con un traje verde de militar y sombrero, e iba saludando a todas las personas por la calle. No sé por qué dio esa vuelta por esa esquina del pueblo; quizás para que todos lo pudieran ver. ¡Qué emoción aquélla, ver a un ídolo del cine en Santiago!

    ResponderEliminar

¡Bienvenido! En este espacio podrá publicar sus propios comentarios, recuerdos y anécdotas. Recuerde siempre poner su NOMBRE Y APELLIDO y su dirección de E-MAIL para que otros santiagueros se puedan comunicar con usted.