viernes, 5 de diciembre de 2008

Geografía de una vida: Olga Ramos Sierra

por Giraldo Raymond de Con Es un secreto a voces que Santiago de las Vegas ha sido cuna de personas de prestigio profesional en muchos campos del saber y en gran medida intervino en ello el buen profesorado que había en nuestras escuelas. Hoy queremos recordar a una maestra que hizo de la geografía su razón de vivir más allá de ríos y montañas. En la finca Las Mercedes situada en la carretera de Managua, en cuya entrada dos elefantes daban la bienvenida a los visitantes, nació en febrero de 1919 Olga Ramos Sierra (a la derecha en esta foto familiar), hija de Cheo Ramos e Isabel Sierra. Desde muy pequeña sintió la necesidad de enseñar a los demás. Graduada como maestra normalista, combinaba los estudios con su trabajo como secretaria en la Estación Experimental de Santiago de las Vegas, logrando culminar los estudios superiores de magisterio en la Universidad de la Habana. Su primer trabajo como maestra lo desarrolló en una pequeña escuela pública situada en la esquina de la calle 7 y 12, donde años después se edificó el policlínico de Santiago. Posteriormente impartió clases en el colegio José Manuel Sánchez de la asignatura de Ciencias Sociales, compartiendo con la profesora Delia Herrera la enseñanza de la geografía y la historia. Maestra de varias generaciones de santiagueros, dedicó una buena parte de su vida a escribir libros educativos de Geografía. Los que hoy peinamos canas aprendimos de nuestra tierra y nuestros mares estudiando sus manuales, siendo su participación en la creación del Atlas Nacional de Cuba, el resumen a su dedicada labor. Si como maestra era buena, como persona lo era más. Olguita, como le solían llamar, era la personificación de la cordura y el bien estar. En 1983, tras una penosa enfermedad fallecía, dejando en el recuerdo de todos los que tuvimos el privilegio de conocerla un río de amor y una montaña de sabiduría. [Nota: Dedico en especial esta semblanza de Olga Ramos Sierra a sus nietos: Leyna, Ana Olga, Anthuan y Tonito, a quienes vi nacer y hoy son mujeres y hombres de bien.]

6 comentarios:

  1. De Ana Maria (Wolstenholme) Gonzalez Valdes.
    Tuve el gran privilegio de conocer a Olga muy de cerca, pues mi abuela Margot vivia casi al frente de su casa. Siempre fue muy carinosa conmigo como lo fue con mi papa Jorge y mis tias Vivian y Maria Elena. Recuerdo que algunos de los libros de Ciencias Naturales de la ensenanza elemental tenian articulos escritos por ella, y antes que empezara el curso escolar me regalaba el libro que usaria y en el cual ella habia coloborado.
    Ademas de su brillantez profesional, era una dama en toda la extension de la palabra con una clase de cuna y un corazon bien grande.
    El legado de Olga ha ayudado a muchos a disfrutar la Geografia y la Ciencias y nos ha ensenado a ser mejores seres humanos...una estrella que jamas se apagara.

    ResponderEliminar
  2. Ya terminé de llorar, vamos a ver si puedo escribir....
    NANA, como sus 4 nietos le decíamos, falleció siendo nosotros muy pequeños. Pero nos dejó un legado inmenso!!! Muchas cosas he escuchado sobre ella, todas buenas maravillosas, extraordinaras.
    Nos sentíamos orgullosos en cada curso de ver su nombre en la primera pagina del libro de Geografia y deciamos a los otros niños..."ESTA ES MI ABUELA".
    Yo ahora reflexionó que por eso me sentia en la obligación de sacar una nota EXCELENTE en su materia.
    Una tarde mi mamá nos llevó a un Hospital donde los niños no podian entrar- supe despues que era el Oncologico- y ella parada por una ventana nos tiró una nota...ERA LA DESPEDIDA.
    Esa imagen aunque era muy pequeña aun la recuerdo.

    En la foto que aparece estamos de Niños Anthuan con mi tambien queridisima Abuela paterna Aurelia ( Abue para los nietos), Tony con mi abuelo materno NANO y yo con MI NANA.

    ResponderEliminar
  3. yo no conoci a mi abue -.- pro hubiera kerido konocerla hubiese kerido ke m diera clases d Geografia y bueno la extrano y los quiero hermanotes (atentamente)ATT:Gilberto T QUIERO MAMI

    ResponderEliminar
  4. Quiero dar las gracias a Giraldo Raymond que tan genenrosamente recuerda a mi mama asi como tambien a todas aquellas personas que la recuerdan de una forma u otra. Como hija de Olga no quiero lucir pedante de hablar de todas sus actitudes y aptitudes pero si una cosa si tengo siemre clara y es la VOCACION DE SERVICIO A LA SOCIEDAD QUE TUVO MI MADRE. Hoy estoy dedicad por entero a la actividad de educacion y he recibido muchisimas sqatisfacciones que me hacen reconocer mi mama esta presente en la obra de la vida.
    Gracias a todos por tomarle un minuto de su tiempo.
    Gracias a mis padres por la educacion dada que me permitio transmitirla a mis hijos.

    ResponderEliminar
  5. Como los otros coterraneos tengo un recuerdo muy bonito de la profesora Olga Ramos, ella fue mi profesora de Ciencias Sociales en la escuela Superior, siempre recibi de ella una atencion especial y ahora que han pasado tantos años puedo decirles que de veraz era una dama, llena de buenas cualidades nos hacia sentir a todos sus alumnos importantes, aunque tarde quiero que en ese sitio especial que ella está reciba un pequeño homenaje de quienes tuvimos la suerte de tenerla como nuestra maestra.Betty Lucio.

    ResponderEliminar
  6. Es un orgullo haber conocido a esta ilustre maestra a través de muchas historias maravillosas narradas por su hija Teresa, mi amiga, mi apoyo y firme ejemplo a seguir en este hermoso ejercicio de educar. María Conchita Castro Conde

    ResponderEliminar

¡Bienvenido! En este espacio podrá publicar sus propios comentarios, recuerdos y anécdotas. Recuerde siempre poner su NOMBRE Y APELLIDO y su dirección de E-MAIL para que otros santiagueros se puedan comunicar con usted.